email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

SEMINCI 2019

Benito Zambrano • Director de Intemperie

"La cultura nunca tendrá suficiente apoyo"

por 

- Con su cuarto film, el western hispano Intemperie, regresa -tras ocho años sin estrenar una película- Benito Zambrano a la cartelera y a los festivales españoles

Benito Zambrano • Director de Intemperie

Benito Zambrano no estrenaba un título cinematográfico desde 2011, cuando lo hizo con La voz dormida [+lee también:
crítica
tráiler
ficha del filme
]
. Así que Intemperie [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Benito Zambrano
ficha del filme
]
, la película protagonizada por Luis Tosar y Luis Callejo basada en la novela de Jesús Carrasco que ha inaugurado la edición número 64 de la Semana Internacional de Cine de Valladolid (Seminci), supone su reencuentro con el público y con los certámenes cinematográficos, pues el próximo mes de noviembre presentará este mismo film en su tierra natal, durante la celebración del 16º Festival de Cine Europeo de Sevilla. Este corresponsal se reunió con el director de Solas y Habana Blues [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
en la cafetería del hotel Olid, durante la celebración del festival pucelano, para hablar de su cuarto largometraje.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: ¿Contento de estrenar aquí Intemperie y luego llevar el film a tierras andaluzas?
Benito Zambrano:
Sí, vamos a ver cómo cada público respira la película y la hace suya. Eso es lo interesante cuando uno viaja por el mundo con un film y lo empieza a ver distinta gente. Además, lo vamos a proyectar en mi pueblo, Lebrija (Sevilla), el día 16, en un pase especial para mi gente.

Y se trata de una coproducción con Portugal.
Tenemos que intentar hacer el cine lo más internacional posible y la coproducción es una manera de ayudar a internacionalizarlo. Y es necesaria la coproducción porque cuesta mucho levantar la financiación de una película en un solo país. A mí me importa sobre todo que la película se abra al público, y esto ayuda al vuelo del film, pues quiero que lo vean en todas las partes del mundo.

Hablando de ayudas, Intemperie obtuvo apoyo del ICAA en su producción y tu nuevo proyecto –Pan de limón con semillas de amapola, basado en la novela homónima de Cristina Campos– también (leer más).
No solo estoy contento, sino que va a ser como un milagro que yo estrene una película en noviembre y empiece a preparar otra en diciembre. Soy director y me gusta rodar: no me agrada que pasen ocho años entre film y film. No es algo que me haga sentir orgulloso ni me satisfaga, entre otras cosas porque no se vive de dirigir cine. Siempre habrá que pedir más ayuda, porque el cine, de todas las industrias, es de las menos subvencionadas: no recibe tanto apoyo como algunas malas lenguas aseguran si lo comparamos con otros sectores. Cuando te dan una subvención, por ejemplo, de 300.000 € en Andalucía, estás consiguiendo traer a esta región una producción de 3 millones. Si de esos tres, uno y medio –como pasa en Intemperie– se queda en la región, con más de cien personas trabajando esa temporada, con el rodaje en Granada, resulta que ese apoyo nada más que en impuestos ya lo ha recuperado la Comunidad. Así, además, se crea industria. El cine, como la cultura, nunca tendrá suficiente apoyo, más aún si queremos ser más competitivos a nivel internacional y generar puestos de trabajo.

Además, películas con espectaculares localizaciones, como Intemperie, ayudan a descubrir lugares dignos de conocer y visitar.
Hay dos cosas importantes del cine: una es esa, haciendo descubrir a la gente paisajes y lugares; y contamos nuestras historias: en la medida en que dejemos el cine en manos internacionales, aunque utilicen nuestros paisajes, no contarán nuestras historias.

Intemperie es casi un western. Solas era un drama personal. Y La voz dormida, histórico. ¿Te sientes cómodo en cualquier género?
Respecto al género, una cosa es escribirlo y otra distinta, dirigirlo. Yo quizás no sabría escribir género, sin embargo, como director, si el guion es bueno, puedo dirigirlo. Yo no sabría rodar las películas que hace Amenábar, Almodóvar, Bayona o Álex de la Iglesia, pues cada uno tiene su fuerte, aunque como director, como en mi caso, que he hecho mucha publicidad, me he tenido que enfrentar a muchos tipos de género. La idea siempre consiste en hacer un cine de calidad, que guste y entretenga al público y tenga un poso, que no se quede solo en lo externo: que intente ahondar.

Intemperie transcurre durante la postguerra y aborda asuntos graves.
La historia de España es maravillosa: la época árabe-musulmana de la Península Ibérica, la romana, la invasión francesa, y el final del siglo XIX, con la pérdida de las colonias, más la república y la guerra civil... este país tiene Historia, con H mayúscula, aunque sea una Historia que nos duela, triste y en algunos casos de saqueos e invasiones. Este país no empezó ayer, tenemos una larga historia que en cine nos daría mucho juego. Y la postguerra es algo que hemos vivido nosotros, pues yo tenía diez años cuando murió Franco y soy de pueblo, trabajé en el campo y conozco el mundo de los capataces y los cortijos. Porque los años 40-50 de este país, tras la Guerra Civil, fueron terribles.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también