email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

SEVILLA 2019

Alberto Rodríguez y Rafael Cobos • Director y guionista de La peste. La mano de la garduña

"Rodar una serie así es como correr un maratón"

por 

- El director Alberto Rodríguez y el guionista Rafael Cobos continúan trabajando codo con codo en la segunda temporada de la teleserie de Movistar+ La peste, presentada en el Festival de Sevilla

Alberto Rodríguez y Rafael Cobos • Director y guionista de La peste. La mano de la garduña
Alberto Rodríguez y Rafael Cobos (© Festival de Sevilla)

Rafael Cobos y Alberto Rodríguez, el dúo artístico que estuvo detrás de éxitos como La isla mínima [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Alberto Rodríguez
ficha del filme
]
, presentan hoy en el Festival de Cine Europeo de Sevilla la segunda temporada de La peste, serie de Movistar + que ahora lleva el añadido La mano de la garduña en su título. El primero es su coguionista y director creativo, mientras el segundo ha dirigido los dos primeros capítulos (el resto ha sido realizado por David Ulloa).

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: La primera temporada de La peste tuvo su presentación en el festival de San Sebastián. Ahora el de Sevilla será testigo de la puesta de largo de la segunda.
Alberto Rodríguez:
Siempre hemos venido al festival como espectadores, así que participar en él me parece fantástico; aparte Sevilla es donde transcurre la serie, así que es natural estrenar en esta ciudad. Se exhibirán aquí los dos primeros capítulos y enseguida se verá en Inglaterra y Alemania. Haber conseguido que una serie de época como La peste se haya emitido en la BBC marca un nivel de calidad importante y me hace sentirme orgulloso.

Rafael Cobos: El de Sevilla es un festival fantástico y es la primera vez que proyecta una serie: además, es un certamen de cine europeo, con lo cual tiene sentido estar aquí. Fuimos al Mipcom, en Cannes, con esta segunda temporada y allí hubo mucho interés por las dos partes de La peste.

¿Cuándo os enfrentasteis al rodaje de una ficción de época, tuvisteis en cuenta aquellos lejanos seriales británicos tipo Yo Claudio, o incluso los españoles que en los años setenta se rodaron en TVE?
A.R.: Parece que las series se acaban de inventar y, sin embargo, se hicieron el siglo pasado algunas estupendas, dirigidas por maestros como Mario Camus o Pilar Miró: este trasvase de talento del cine a la tele es antiguo. Como referencia tuvimos lo pictórico, a través de cuadros y grabados de la época en que transcurre.

R.C.: Hay momentos de la serie que parecen recrear visualmente un Velázquez o un Murillo, artistas que tuvieron de referencia desde la dirección de arte.

A.R.: Lo que sí hay en esta segunda parte es más músculo y peripecia que en la primera: los personajes ya estaban presentados, así que hemos ido más al grano en la trama.

¿Habéis rodado en Chile, donde transcurre parte de la acción?
A.R.:
No, el invierno que aparece en pantalla está rodado en un plató en Dos Hermanas, con 40 grados. Y la primavera está rodada en Almería. Hemos recreado Sudamérica combinando lo digital con imágenes reales.

El símil con la garduña está muy logrado.
R.C.: La garduña es un depredador sigiloso que ataca de noche, de ahí que se llame así una organización mafiosa. Fue una organización criminal que nació en España y terminó en Italia: representa a ese colectivo de gente desencantada con la situación precaria, que se buscó la vida de forma paralela, delinquiendo, dando con el tiempo nombre a la mafia y que tuvo su clímax en Sevilla.

A.R.: Esta temporada tiene que ver con el poder: el que se ve y el invisible que mueve la ciudad por debajo. Y no se entiende uno sin el otro.

¿Cuánto ha durado el rodaje?
A.R.:
Cuatro meses, en los que nos alternábamos en los decorados David Ulloa y yo. Él estuvo trabajando ya en la primera temporada, por lo cual conocía el tono de la serie. Rodar una serie así es una maratón y ha contado con la energía de un equipo comprometido con el trabajo. Lo más difícil era imaginar lo que se representaba, porque realmente no existía, pues Sevilla ya no tiene nada que ver con lo que fue, y casi todos los exteriores se han rodado en Carmona, Utrera y Alcalá de Guadaira.

¿Qué habéis aprendido como cineastas con estas dos temporadas?
A.R.:
Siento que el siglo XVI y el XXI están muy cerca. Y he aprendido mucho como director: trabajar en una serie te activa la capacidad de resolver y tomar decisiones sobre la marcha. A mí me divierte mucho engañar con el cine: la magia de hacer aparecer algo que no está.

R.C.: Ser director creativo es difícil: tienes muchas responsabilidades. Es más cómodo ser solo guionista, trabajo que me gusta y satisface, mientras aquí hay que tomar decisiones para que nada se salga de márgenes, sea coherente y con una identidad clara.

Tras La peste 2... ¿Volveréis al cine pronto?
A.R.:
Sí, estamos con el guion de una película y tenemos muchas ganas de regresar al cine, con algo más controlable y cerrado. El año que viene tendremos más concretado nuestro nuevo proyecto cinematográfico.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.