email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

IFFR 2020 Bright Future

Mladen Kovačević • Director de Merry Christmas, Yiwu

"Quería hacer una película sobre las complejidades de la China de verdad"

por 

- Hemos hablado con el director serbio Mladen Kovačević, cuyo último documental, Merry Christmas, Yiwu, se ha estrenado a nivel mundial en la sección Bright Future de Róterdam

Mladen Kovačević  • Director de Merry Christmas, Yiwu

Hemos entrevistado al director serbio Mladen Kovačević, cuyo último documental, Merry Christmas, Yiwu [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Mladen Kovačević
ficha del filme
]
, se ha estrenado a nivel mundial en la sección Bright Future del Festival Internacional de Cine de Róterdam. Hemos hablado con él sobre la película.

Cineuropa: ¿Cómo descubriste Yiwu, y cuándo y por qué decidiste hacer una película sobre ella?
Mladen Kovačević: Sabía que quería hacer una película sobre las complejidades de la China de verdad, no sobre sus curiosidades, una película que analizase el día a día de la gente normal que no tiene planes. Y también sabía que necesitaba una historia cinematográficamente explícita, que se pudiese contar de manera consistente y natural. Después escuché a través de un periodista chino sobre la ciudad de Yiwu, que acoge a más de 600 fábricas que producen más de las dos terceras partes de la decoración navideña para todo el mundo.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Reconocemos estos productos incluso a medio hacer en las manos de los trabajadores chinos. Despiertan la sensación de las fiestas familiares más íntimas, la Navidad y el Año Nuevo. Tiene todo una evidente importancia emocional para el público occidental. Es el perfecto estado de ánimo en el que investigar sobre la vida de la población china que las fabrica desde el punto de vista de un occidental. Lo que más me impresionó durante la proyección en Róterdam fue cómo la población china de entre el público se emocionó con la película. Mi primera intención de hacer una película sobre la China corriente y real no se perdió en el proceso; el extraordinario ambiente no nos sedujo.

¿Cómo tuviste acceso a estas fábricas, e incluso a las casas de los protagonistas?
Desde el punto de vista logístico, tuvimos el apoyo de los socios de producción chinos de la región, que nos facilitaron la primera investigación y el acceso, y el equipo era principalmente de origen chino, cosa que fue una gran ventaja, parecía que era una producción china, por lo tanto la gente desconfiaba menos. También, las fábricas eran privadas, y siempre y cuando al dueño de la fábrica no le importara, no necesitábamos ningún permiso adicional.

En la mayoría de los lugares donde rodamos, incluidas aquellas tramas que no se pusieron en el montaje final, los propietarios de las fábricas también eran personajes en la película. Y entonces, cuando se estableció un grado de confianza, un paso muy natural en el proceso de contar la historia sobre el día a día de los trabajadores y de los jefes de fábrica fue continuar esto en sus casas, que se encontraban tanto en dormitorios en fábricas o como en casas al lado de las plantas. Estos protagonistas residen en el “set de filmación” de las fábricas de Navidad; sus día a día y sus historias están completamente ligadas al tema de la película, lo que hace que no se tenga que forzar en absoluto la historia en conjunto.

Es una sorprendente película en el sentido de que no analiza los hechos o acontecimientos en un lugar e industria que no han sido nunca filmados, sino que expone una forma de vida concreta que se desconoce mucho en el mundo occidental.
No considero que el cine se utilice para informar o educar. Ya sea un documental o ficción, el cine existe para producir una experiencia cinematográfica, para contar una historia. Si se aprende algo de esta experiencia, genial. Cuando me intereso en los hechos, leo periódicos o libros basados en los hechos; en el cine, me interesan las historias íntimas, y de hecho, el estilo de vida en sí de los personajes se descubre en la medida en la que la historia lo permite.

Estas fábricas son como grandes familias. Los trabajadores a menudo llegan juntos desde la misma región remota a la misma fábrica, y terminan trabajando y compartiendo dormitorios con sus primos y mejores amigos. En estas fábricas, se conocen las parejas, se forman familias y crecen niños. Los trabajadores pueden permitirse los Iphone más nuevos, y es evidente que estas fábricas no son clandestinas, pero el trabajo en las plantas sigue siendo duro. La producción de navidad alcanza su máximo en los meses de verano, cuando la temperatura en Yiwu es de 40 grados. Algunas fábricas están llenas de gases químicos del plástico o de tintes de colores, y partículas de purpurina tanto en las fábricas como en los dormitorios. No es una vida fácil, y esta es la razón por la que muchos jóvenes buscan otras oportunidades en otro lugar, y las oportunidades en la China contemporánea están por todos partes.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés por Alba Barberá Hurtado)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también

Privacy Policy