email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

BERLINALE 2020 Forum

Adrian Cioflâncă • Codirector de The Exit of the Trains

"La larga duración de la película es una humilde forma de respeto"

por 

- BERLINALE 2020: The Exit of the Trains, un desgarrador ensayo documental sobre la matanza de miles de judíos en 1941, se ha proyectado en Forum, y hemos hablado con uno de sus codirectores, Adrian

Adrian Cioflâncă  • Codirector de The Exit of the Trains

Tras asesorar a Radu Jude en The Dead Nation [+lee también:
crítica
tráiler
ficha del filme
]
y “I Do Not Care If We Go Down in History as Barbarians” [+lee también:
crítica
tráiler
ficha del filme
]
, el historiador rumano Adrian Cioflâncă se ha unido a Jude para codirigir The Exit of the Trains [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Adrian Cioflâncă
ficha del filme
]
, un ensayo documental sobre los miles de judíos rumanos ejecutados en el pogromo de Iaşi, que tuvo lugar el 29 de junio de 1941 y durante los días sucesivos. Cioflâncă ha compartido con nosotros su visión de la película, presentada en el Forum de la 70a Berlinale, y del negacionismo de la sociedad rumana.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: ¿Cómo surgió el proyecto?
Adrian Cioflâncă:
En mayo de 2016 compré en eBay, por 120 euros, un álbum que contenía los retratos de 364 víctimas del pogromo de Iaşi. Un mes después lancé la campaña #numenunumere (#nombresnonúmeros), en calidad de representante del Centro Rumano para el Estudio de la Historia Judía. Investigando en archivos, pude reconstruir las historias de algunas víctimas del pogromo, cuyas fotografías aún se encontraban en los Archivos Nacionales de Iaşi. Durante ese verano imprimí carteles con las imágenes de las víctimas y sus historias, y se los di a los habitantes de Iaşi, una ciudad que ha olvidado la tragedia de la que fue testigo en junio y julio de 1941.

Por otro lado, Radu Jude y yo nos habíamos puesto a hablar en serio. Aferim! [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Radu Jude
ficha del filme
]
hizo que empezara a admirar su trabajo y él me ayudó a hacer realidad el sueño de colaborar en una película sobre el pogromo de Iaşi, algo que quería hacer desde que vi Gruber’s Journey (2008) de Radu Gabrea.

¿Cómo relacionaste las fotos y los testimonios de los supervivientes acerca de las muertes?
Para identificar a las personas y los detalles de su fallecimiento, usé una base de datos que contiene miles de páginas digitalizadas del Museo Conmemorativo del Holocausto de Estados Unidos, los Archivos Nacionales de Rumanía, el Centro para el Estudio de la Historia Judía de Rumanía, el Consejo Nacional para el Estudio de los Archivos de la Policía Estatal, el Museo de la Historia del Holocausto de Jerusalén, los Archivos Militares de Rumanía y otras fuentes. Era como buscar una aguja en un pajar, como se suele decir. Para algunas víctimas solo encontré un párrafo en una declaración y para otras, páginas enteras. Radu Jude usó su experiencia como director y guionista para hacer una selección de todo ese material.

La cinta se centra en las víctimas y, las pocas veces que identifica a los responsables, solo da sus nombres. ¿Por qué?
La investigación sacó a la luz algunos detalles inéditos y extraordinarios y debo admitir que, al principio, nos planteamos incluir también imágenes de los responsables y sus historias, pero el resultado habría sido una película larguísima. Además, relacionar a las víctimas con sus verdugos planteaba cuestiones éticas y deontológicas que no podíamos dirimir en el tiempo que teníamos disponible.

¿Hubo alguna discusión respecto a la duración de la película (175 minutos)? ¿Es una forma de mostrar respeto hacia las víctimas?
Sí, es una humilde muestra de respeto. Encontré información sobre 200 personas y todas están incluidas en la película, dado que no nos pareció correcto hacer una selección. La historia escrita y el cine son sumamente selectivos y simplifican en exceso las cosas. Independientemente del enfoque narrativo, se centran en algunos destinos e ignoran otros de forma injusta. En este caso, preferimos un enfoque epistemológico: dado que el cine se basa en la imagen, decidimos hablar de todos aquellos de los que teníamos fotografías y de los cuales habíamos encontrado información. No incluimos a unas 400 víctimas, ya que teníamos fotos, pero carecíamos de información (aunque algunas sí que están en la película); ni a otras 3000 de las que conocíamos el nombre y otros detalles, pero carecíamos de fotografías, ni a miles de las que no disponíamos de fotos, nombres ni información.

¿Por qué crees que la sociedad rumana es tan reacia a reconocer el Holocausto?
El antisemitismo es un rasgo fundamental de la sociedad rumana moderna. En la política rumana la modernidad está muy relacionada con el «asunto judío». Es fácil que la gente que no tiene bien desarrollados los anticuerpos contra el antisemitismo se contagie de los prejuicios de los clásicos literarios y los medios de comunicación de masas anteriores a la Segunda Guerra Mundial e incluso posteriores. Esas ideas se difunden en las escuelas, las familias, las redes sociales o por parte de grupos radicales. Después de 2004, la introducción de las políticas educativas recomendadas por el informe de la Comisión Wiesel permitió que la situación mejorara, pero ¿es posible reescribir toda esa tradición antisemita en tan poco tiempo?

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés por Eva González)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también

Privacy Policy