email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

Francia / Bélgica

Julien Leclercq • Director de La tierra y la sangre

"Siempre he tenido ganas de probar a hacer una película de persecuciones"

por 

- El cineasta francés Julien Leclercq nos habla de su nueva película, La tierra y la sangre, del cine de género, de la violencia y de su "matrimonio perfecto" con Netflix

Julien Leclercq  • Director de La tierra y la sangre

La contundente La tierra y la sangre [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Julien Leclercq
ficha del filme
]
, el sexto largometraje del cineasta francés Julien Leclercq, después de Chrysalis [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
(2007), L’Assaut [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
(2011), Gibraltar [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
(2013), Braqueurs [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
(2016) y Lukas [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
(2018), se ha estrenado hoy en todo el mudo vía Netflix, que se implicó en su desarrollo desde el principio.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: ¿Cómo surgió la idea de un enfrentamiento brutal entre un grupo de delincuentes y un héroe que lucha prácticamente en solitario?
Julien Leclercq: Yo vivo en una zona rural, rodeada de campo y bosque, y siempre me he preguntado qué pasaría si yo me enfrentara a mis vecinos, agricultores que tienen fusiles de caza y que trabajan sus tierras, a las bandas que vi mientras grababa Braqueurs, que se dedican al contrabando en los suburbios de París. Me divertía hacer un auténtico western, un verdadero thriller, una película policíaca pero que no fuese urbana, sino rural. Una de las referencias es Rambo, que me encanta, y el escenario de caza. Siempre he querido hacer una película de persecuciones, como Terminator.

¿Por qué elegiste un aserradero como núcleo de la película?
Yo quería anclar el personaje a una actividad artesanal, obrera. También estaba la idea de trabajar la madera. Además, algunos aserraderos están situados en auténticas zonas blancas que desconocemos, y yo quería un entorno que estuviese aislado del mundo. Cuando grababa Lukas, pasé muchas veces delante de este aserradero y el escenario me encantó. Después, escribí pensando en trasladar la acción a ese lugar. Está en Bélgica, pero la película no se sitúa en ninguna parte, no se sabe si estamos en Vosgos, en el Jura o en Ardena.

¿Hasta qué grado de violencia querías llegar?
Mi objetivo no era hacer un slasher. Pero lo que más me gustó de trabajar con Netflix fue lo que experimenté con mis películas anteriores, sobre todo con Braqueurs, que fue prohibida a menores de 12 años en el cine. Yo no siempre entiendo las calificaciones. Conozco las reglas, pero Anatomía de Grey, que se emite en horario de máxima audiencia, contiene imágenes de operaciones, y eso me parece diez veces más sangriento que una puñalada. Pero tal vez sea una impresión mía… La ventaja con Netflix es que como yo tenía esta idea de cine, les dije: ¿Qué hacemos? Ellos me respondieron que podía hacer lo que quisiera siempre que fuese coherente con la historia, que fuese natural. Así que no me privé de la violencia, pero eso no significa que me haya pasado. En los destellos, quería grabar los cortes y las explosiones de cabeza, aunque fuesen muy breves. Eso formaba parte del ADN del proyecto.  

¿Sami Bouajila es tu actor ideal?
Hemos hecho tres películas seguidas juntos. Nos conocemos muy bien y yo quería ponerle un traje “estilo Armani”. En la vida real, se parece mucho a su personaje: vive en el campo, en un chalet, corta su propia leña, es una persona bastante manual. A excepción de las películas que ha hecho conmigo y quizás Nido de avispas, de Florent-Emilio Siri, casi todo su currículum está plagado de cine de autor, pero yo sé que fantasea con papeles de indios y vaqueros.

Volviendo a Netflix, La tierra y la sangre es la primera película francesa con la que se comprometen desde principio. ¿Por qué decidiste trabajar con ellos?
Yo creo que lo que tengo con Netflix es el matrimonio perfecto: con ellos, tengo otra película (Sentinelle, interpretada por Olga Kurylenko) en post-producción y este año tenemos un gran proyecto. Estoy contento porque pienso que esto cambia los esquemas de la industria. Pues lo importante es hacer que surjan nuevas puestas en escena. Y hay muchos directores y directoras jóvenes que deben surgir, quizás en el cine de género, y que no hubiesen tenido la oportunidad de hacerlo de haber seguido el camino clásico del cine y las cadenas de TV. Yo pienso que las plataformas van a ampliar el espectro. Está bien. Es sano.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también

Privacy Policy