email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

CRACOVIA 2020

Radu Ciorniciuc • Director de Acasă – My Home

"El arte es una de las maneras para humanizar a los verdaderos salvajes de nuestro tiempo: nosotros mismos"

por 

- Hemos entrevistado al director rumano Radu Ciorniciuc para hablar sobre su documental Acasă – My Home, que sigue a una familia obligada a dejar la jungla del delta urbano de Bucarest

Radu Ciorniciuc  • Director de Acasă – My Home
(© Katy Jenkyns)

El primer largometraje documental del periodista y cineasta rumano Radu Ciorniciuc, Acasă - My Home [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Radu Ciorniciuc
ficha del filme
]
, tuvo su estreno mundial en el Festival de Sundance, donde ganó el Premio Especial del Jurado a la mejor dirección de fotografía. Recientemente, la película ha triunfado en el Festival de Cine de Cracovia (ver la noticia), donde nos reunimos con Ciorniciuc para hablar sobre su trabajo.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: ¿Cómo conociste a la familia Enache y por qué decidiste hacer una película sobre ellos?
Radu Ciorniciuc:
Los conocí en el año 2016, cuando descubrí que el gobierno rumano estaba pensando en otorgar un alto estatus de protección medioambiental a una de las zonas verdes más grandes de Bucarest, que se había convertido en un vertedero abandonado durante los últimos 25 años. Debido a que el espacio no era accesible para los visitantes, la naturaleza se hizo cargo y lo convirtió en uno de los ecosistemas urbanos más ricos del mundo. Quería hacer un reportaje sobre cómo planeaban transformar la zona, así que fui a filmar con mi pareja, la guionista de la película Lina Vdovii.

Sabíamos que allí vivía una familia a través de las noticias. El cabeza de familia, Gică Enache, se convirtió en una especie de héroe local cuando salvó a tres niños en un incendio hace algunos años. Estábamos entrevistando a alguna gente cuando vimos a dos de los chicos Enache corriendo y jugando entre los arbustos. Ellos nos llevaron hasta Gică, que ya estaba acostumbrado a que los periodistas vinieran a preguntarle cosas sobre la zona y su vida de Robinson Crusoe. En ese momento ya estaba colaborando con la ONG que logró convencer al gobierno de convertir el lugar en una reserva natural.

Unos meses después de comenzar la investigación, me di cuenta de que un simple reportaje no le haría justicia a las cosas que estaba viendo y sintiendo mientras filmaba con la familia. Me aseguré de que la familia fuera consciente de mis intenciones en todas las fases del proyecto, y significó mucho para Gică entender que no éramos el tipo habitual de reporteros que se acercan allí un día, le hacen un par de preguntas y luego se marchan.

¿Cuánto tardaste en hacer la película? ¿En qué momento de tu relación con ellos descubriste que tendrían que abandonar Văcărești?
Nos llevó cuatro años terminar la película, y sabíamos desde el principio que tendrían que abandonar la zona, pero no sabíamos cuándo. Después de que las autoridades firmasen el acuerdo de protección ambiental, la burocracia rumana se hizo cargo del asunto. Tardaron dos años en nombrar a un administrador para el parque. Mientras tanto, a la familia todavía se le “permitía” vivir allí. Así es como logramos pasar casi la mitad de los cuatro años de rodaje con ellos en Văcărești.

¿Cuáles fueron los mayores obstáculos durante la producción y el rodaje? Tanto tú como Mircea Topoleanu aparecéis en los créditos como directores de fotografía. ¿Grabasteis con dos cámaras?
Dependiendo de la escena, Mircea y yo filmábamos juntos, a veces alternando, pero solo cuando dos cámaras eran demasiadas. Él tuvo la idea de acampar en Văcărești durante varias noches para filmar todas las escenas nocturnas. Algunas de las tomas más impactantes de la película fueron rodadas por él. Tiene una intuición innata y una mirada honesta, que encaja perfectamente con la forma en que decidimos abordar la historia a nivel visual.

Comprendimos rápidamente que teníamos que mantener el tamaño del equipo al mínimo. El sonido a veces era un problema, especialmente durante los diálogos acalorados en los que tenía que filmar yo solo, sin un ingeniero de sonido, intentando no "interferir" demasiado con la atmósfera del momento. El hecho de contar con un montador preciso y con una mente clara como Andrei Gorgan, que editó esta película durante dos años, también fue fundamental a la hora de decidir cómo rodar o grabar el sonido para las diferentes escenas.

¿Cómo percibes el impacto de la gentrificación en los grupos más vulnerables? Es algo que está ocurriendo por toda Europa del Este.
Todas las personas, independientemente de su origen, deben tener la libertad de vivir como quieran, pero también deben tener acceso a todas las oportunidades que disfrutamos en la vida moderna. Ninguna regla del mercado capitalista debería cambiar o anular esto. Hasta que desafiemos la forma en la que hemos construido nuestro estilo de vida, muchas de las cosas desagradables de nuestra sociedad no desaparecerán, sino que se volverán más intensas, incluida la gentrificación. El arte es una de las maneras para humanizar a los verdaderos salvajes de nuestro tiempo: nosotros mismos.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también

Privacy Policy