email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

ZÚRICH 2020

Bettina Oberli • Directora de My Wonderful Wanda

"El humor puede nacer de la desesperación"

por 

- Hemos hablado con la directora suiza Bettina Oberli, que ha abierto la 16a edición del Festival de Zúrich con My Wonderful Wanda

Bettina Oberli  • Directora de My Wonderful Wanda
(© Andreas Rentz/Getty Images/Zurich Film Festival)

My Wonderful Wanda [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Bettina Oberli
ficha del filme
]
, de Bettina Oberli, se centra en una enfermera polaca (Agnieszka Grochowska) al servicio de una adinerada familia suiza, especialmente del patriarca de 70 años, Josef (André Jung), que sufre parálisis. Sin embargo, los servicios de Wanda van más allá de lo estrictamente formal, y muy pronto, comienzan a aparecer los problemas (y las vacas).

Cineuropa: Hay bastantes aspectos de esta historia que podrían considerarse desagradables. Sin embargo, en general resulta bastante graciosa.
Bettina Oberli:
Lo que quería evitar era mostrar a Wanda como una víctima. Ella es una mujer muy fuerte, y eso es lo que le dije a Agnieszka: “No eres una víctima. No importa lo que hagas." También estaba interesada en contar una historia sobre Suiza. Creo que la gente se ríe porque se reconoce a sí misma. El humor puede nacer de la desesperación. Yo me tomo a estos personajes muy en serio, nunca quise burlarme de ellos. Se trata más de las situaciones en las que acaban involucrados.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Es una película coral, por lo que era muy importante encontrar un equilibrio. Todos son actores de teatro experimentados, no solo hacen películas, por lo que no se dedican a "competir por su primer plano". Se divierten trabajando juntos, ofreciendo pequeños detalles a sus compañeros para que reaccionen.

Cada vez que veo a una limpiadora o cuidadora polaca en las películas, me asusto, porque se ha convertido en un cliché. A menudo se refieren a Wanda como "la polaca", o hablan de "costumbres polacas". ¿Tenías miedo de que pudiera considerarse ofensivo?
Quería tratar a todos estos personajes con mucha humanidad. Cuando ves a la gente esforzándose por superar una decepción, es fácil empatizar con ellos. Pero eso solo funciona cuando los actores pueden aportar cierta complejidad y capas a su interpretación. No tuve que convencer a Agnieszka para que hiciera esta película, y eso es lo más importante: que todos se caigan bien, porque emprenden este viaje juntos. Una vez tomé una mala elección y lo pasé muy mal.

Me resulta muy gracioso que cuentes con Cezary Pazura, conocido como una especie de “Jim Carrey polaco”, en un papel secundario.
En realidad no sabía lo famoso que era. Agnieszka se rió mucho cuando le dije que iba a interpretar a su padre. Me pareció divertido, pero también me gustó su fisonomía. Tal vez si hubiera conocido sus películas no lo habría imaginado para este papel, pero para mí era una página en blanco. Y es una persona muy agradable. Cuando fuimos a rodar a Varsovia, la productora nos preguntó: “¿Dónde están los guardaespaldas? La gente va a bloquear toda la calle". Y así fue, se volvían locos cada vez que lo veían.

Estas personas hacen muchas cosas que podríamos considerar incorrectas, pero aun así permanecen juntas. ¿Es eso lo que hace una familia?
Toda relación es siempre un proceso. No está escrito en piedra. Quería profundizar en la construcción familiar típica. André es tan buen actor que a la gente le cae bien, a pesar de que interpreta a un tipo horrible en la película. Aporta mucho encanto a su personaje. Era importante porque quería demostrar que Wanda y Josef son amigos. Él es feliz cuando ella está cerca y no siempre hay un componente sexual.

¿Por eso muestras lo que sucede entre ellos de una manera tan directa? Cuando él lo califica como una "transacción comercial", se trata exactamente de eso.
Siempre he pensado que este acto sexual debía ser como bañarlo, darle de comer o sacarlo a pasear. Lo hace de una manera muy pragmática; no hay emoción. La vemos hacer otras cosas con su cuerpo, y esa era la única forma. ¡Y tuvimos que rodarlo el segundo día! Hablé con muchas mujeres polacas que vivían en Suiza, haciendo este trabajo. Cuando comenzamos a escribir, ya tenía muchas historias en la cabeza. Como la vaca, por ejemplo, que también es una historia real.

Estás de broma...
Bueno, no fue exactamente igual, pero una de ellas me dijo que con el primer sueldo que ganó en Suiza, compró una vaca para sus padres. Otra de ellas vivió la situación de que su empleador quisiera divorciarse y casarse con ella, o dejarle toda su fortuna. Pensamos que esta es una situación en la que todos ganan, pero no es cierto. Todas estas mujeres me dijeron: "No tengo una vida propia. Tengo hijos, pero nunca puedo verlos. Tengo padres y no puedo cuidar de ellos".

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también

Privacy Policy