email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

BLACK NIGHTS 2020 Competición

Jo Sol • Director de Armugan

"Acompañar a mi padre en el final de su vida fue el origen de este camino"

por 

- Hemos tenido la oportunidad de hablar con Jo Sol sobre Armugan, una de las cintas proyectadas en la competición principal del Festival Black Nights de Tallin de este año

Jo Sol • Director de Armugan

Cineuropa ha tenido la oportunidad de hablar con el español Jo Sol, director de Armug [+lee también:
tráiler
entrevista: Jo Sol
ficha del filme
]
á [+lee también:
tráiler
entrevista: Jo Sol
ficha del filme
]
n [+lee también:
tráiler
entrevista: Jo Sol
ficha del filme
]
, uno de los títulos presentados en la competición oficial del Festival Black Nights de Tallin. La historia gira entorno al personaje titular, interpretado por Íñigo Martínez. Armugán tiene una discapacidad que dificulta enormemente sus movimientos y vive en las montañas, acompañado por el cielo, las ovejas y su ayudante personal, Ánchel (Gonzalo Cunill), que ha trabajado en la unidad de cuidados paliativos de un hospital. Cuando alguien necesita a Armugán, Ánchel le ayuda a bajar de las montañas y lo lleva hasta la persona que requiere sus servicios. Armugán es un “acabador” (en otras palabras, tiene el conocimiento y las habilidades para ayudar a aquellos que se están muriendo), por eso la gente le tiene miedo, porque sienten que hay algo que él sabe y los demás no.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: En primer lugar, ¿cuándo y cómo nace el proyecto?
Jo Sol: En 2018 estuve en Cuba preparando una película, una comedia con música y mucho color. Volví a Barcelona en Navidades para saludar a mi familia y en ese momento mi padre enfermó. Después de 40 noches murió en casa, en paz, en mis brazos. Fue una experiencia brutal y luminosa a la vez, llena de revelaciones profundas. Mi proyecto anterior ya no tenía sentido, por lo que me propuse reflexionar y escribir sobre mi experiencia centrándome en la necesidad colectiva de mirar a la muerte a la cara, de estar preparados para vivir uno de los momentos más trascendentes de la vida.

La película juega mucho con los silencios y tiene toques de realismo mágico. ¿Cómo trabajaste en el guion de la historia y la construcción del mundo de los personajes?
Creo que se trata de un enfoque observacional, más que de realismo mágico, o al menos esa era mi intención. Mi personaje es el resultado de un conjunto de experiencias ajenas y, a su vez, de la observación de la naturaleza, de la realidad y de todos esos cambios que la componen. Armugán no tiene tiempo para las palabras, porque dedica toda su existencia a documentar estos cambios, a estar atento a los detalles. Se abstrae del ruido del mundo para profundizar en el momento presente y revelar su naturaleza impermanente. Esto le aporta una sabiduría natural; una empatía por todo lo que está vivo, ya sea visible o invisible.

¿Cuál fue el mayor desafío durante el rodaje?
Podría mencionar cualquiera de los retos artísticos que implican la ambición de representar situaciones tan sencillas y a la vez tan complejas como las que plantea Armugán. Honestamente, lo más arriesgado fue mantener a salvo a mi protagonista. Iñigo, el actor principal, acababa de salir de una operación de cerebro a vida o muerte, y para él esta película representaba mucho más que un simple trabajo. El hecho de tenerlo en el plató, con su cuerpo expuesto en ese límite de absoluta fragilidad, nos aportó el tono exacto de lo que estábamos narrando.

¿Cómo ha cambiado tu relación con el tiempo y la muerte después de rodar Armugán?
Cualquier película comienza mucho antes de ser producida, en la mente de su autor. Para mí, lo más formidable de Armugán es que fue financiada y producida solo seis meses después del evento que generó toda la aventura. Acompañar a mi padre en el final de su vida fue el origen de este camino, y la verdadera magia fue la capacidad de esta historia para tomar forma de una manera tan oportuna y superando grandes dificultades. Incluso ahora, conseguir estrenarse en medio de una pandemia, en este contexto, demuestra lo que la película trataba de explorar en términos de sentimientos interiores. Ese es el verdadero poder de esta película: ¡se convirtió en una metáfora en sí misma!

¿Estás trabajando en algún proyecto nuevo?
Acabo de regresar de IDFA, donde presenté mi nuevo proyecto, titulado Burn the Cuckoo’s Nest, un documental sobre la segunda venida del LSD. Se trata de una experiencia de realidad virtual completa, así como una película multiformato. Estoy muy emocionado con este proyecto, que puede contribuir a transformar algunos paradigmas de la narrativa documental y las experiencias inmersivas, pero también presenta un enfoque sólido para las nuevas intersecciones entre ciencia y filosofía.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también

Privacy Policy