email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

BLACK NIGHTS 2020 Competición

István Szabó • Director de Final Report

"Si queremos seguir estando con los demás en el futuro, el cine va a mantenerse"

por 

- El cineasta húngaro István Szabó nos habla sobre su melancólica y cómica Final Report, que ha tenido su estreno internacional en el Black Nights de Tallin

István Szabó • Director de Final Report

Hemos tenido el placer de hablar con el director ganador del Óscar István Szabó sobre su nueva película, Final Report [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: István Szabó
ficha del filme
]
, que se proyectó a finales de la semana pasada en el Festival Black Nights de Tallín. Final Report, que funciona como colofón de una larga carrera cinematográfica que empezó con su primera película, La edad de las ilusiones, en cuanto a su temática personal, es la historia de un carismático médico (Klaus Maria Brandauer, el actor protagonista más famoso de Szabó) que pierde su trabajo en circunstancias misteriosas y vuelve a trabajar en su pequeña ciudad natal. 

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: ¿Cómo surgió esta historia? 
István Szabó: Por casualidad, yo estaba presente cuando un profesor de medicina estaba vaciando su habitación en el hospital después de haberse jubilado. Cogió sus libros y papeles del escritorio, los metió en cajas y retiró de la puerta la placa con su nombre.   

La película mantiene el equilibrio entre la comedia y la tragedia. ¿Fue un tono difícil de conseguir?
Intentamos contar una historia lo más simple posible. Pero toda historia tiene momentos cómicos y trágicos.  

Final Report podría considerarse una carta de amor hacia una generación de húngaros que ha enfrentado y superado un gran cambio social. ¿Intentabas mostrar la Hungría contemporánea a través de sus ojos?
Sólo puedo ver las cosas a través de unos ojos que ya han visto la Segunda Guerra Mundial, y otras muchas cosas desde entonces. Si tuviera que contar una historia ambientada en el siglo XIX, también buscaría su relación con el presente, su origen y su parecido. 

¿Escribiste el personaje principal pensando en tu colaborador habitual, Klaus Maria Brandauer?
Sí, escribí el papel para el señor Brandauer. Me alegro de que haya vuelto a aceptar.  

Con los cambios que ha traído la tecnología y, más recientemente, la pandemia, ¿eres optimista en cuanto al futuro del cine como forma de arte?
La película creó la oportunidad de captar el proceso de cambio en el rostro humano vivo, en el ojo humano. Eso nos permite grabar y presentar al espectador el proceso de nacimiento y cambio de las emociones; su desaparición y la aparición de otras nuevas. Estas imágenes en movimiento también pueden mostrar valor tanto a nivel artístico como general. Su originalidad no es la misma que la de la pintura, la literatura, la música o el teatro porque éstas no son capaces de generar el mismo grado de intimidad o cercanía que una película, que presenta la verdad de la luz de los ojos. La técnica de grabar y modificar puede haber cambiado muchas veces, y hasta el cine como espacio comunitario puede desaparecer. Pero captar las emociones y pensamientos que se extienden por un rostro vivo y elevarlas al nivel de arte sigue siendo una de las maravillas de la humanidad. ¡Eureka! Y si en el futuro a uno todavía le gusta estar con otros en el futuro, el cine sobrevivirá.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también

Privacy Policy