email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

BERLINALE 2021 Encounters

Andreas Fontana • Director de Azor

"Era importante ser meticuloso con los detalles porque tienen un significado político"

por 

- BERLINALE 2021: Hemos hablado con el director suizo sobre su película de suspense, inspirada en hechos reales que agitaron Argentina en los años 80

Andreas Fontana  • Director de Azor
(© Marina Palacio)

La película Azor [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Andreas Fontana
ficha de la película
]
, de Andrea Fontana, fue presentada en la Berlinale de este año en la sección Encounters. El director suizo ha realizado un drama inspirado en hechos históricos reales que agitaron Argentina en los años 80. Enfrenta a dos grupos sociales elitistas, grupos que viven en circunstancias diferentes pero que tienen que lidiar con el comportamiento del otro para poder hacer negocios. Hemos hablado con Fontana sobre cómo consiguió convertir a un banquero en un protagonista misterioso y cómo retrata con todo detalle a los miembros de la clase alta argentina.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: ¿Te has inspirado en personas y acontecimientos reales?
Andreas Fontana:
Los protagonistas son completamente ficticios, pero las localizaciones donde grabamos existen de verdad. El Círculo de Armas, por ejemplo, es exactamente igual que en la película y los hechos de los que hablamos ocurrieron en la realidad. Los militares no solo hicieron desaparecer a la gente, sino que también les robaron sus propiedades, casas, coches e incluso caballos; y el papel de los bancos suizos en este proceso no está nada claro.

¿Fue difícil encontrar interiores que se adaptaran al estilo de los 80? ¿O tuvisteis que reconstruirlo todo?
No, no fue difícil. Sólo tuvimos que reconstruir el hotel Plaza porque llevaba dos años abandonado y estaba prácticamente en ruinas. Para el resto de las localizaciones de las películas, tuvimos que trabajar por sustracción. Esto significa que estaban llenos de cosas, así que quitamos cosas hasta que nos gustara cómo se veía. A veces añadíamos algunas plantas. Trabajé con Ana Cambre, que se encargó de la escenografía. Elegimos las localizaciones por su aspecto atemporal. No quería hacer una película que pareciera un museo de los años ochenta. Para la clase social que representamos, no era importante que tuvieran un aspecto moderno, sino que querían pasar a la historia, no ser olvidados.

Llama la atención ver a la gente fumando por todas partes en la película. Es una imagen a la que ya no estamos acostumbrados, pero también es un elemento que subraya la despreocupación de la clase alta. ¿Estás de acuerdo?
La película es, ante todo, un thriller y, por lo tanto, la historia es lo más importante. Sin embargo, también quería describir esta clase alta a través de su comportamiento. Se muestra en la forma en que fuman, pero también en cómo llaman al camarero para pedir una bebida o cómo se mueven dentro de un espacio y lo ocupan. Todos estos detalles describen una determinada relación con el mundo y fui meticuloso con ellos, aunque no soy particularmente perfeccionista. Era importante porque los detalles tienen un significado político. La forma de hablar, por ejemplo. Su vocabulario está cuidadosamente elegido. Cuando el obispo habla en un momento dado de una “alimaña que debe ser exterminada”, esto tiene un impacto político muy dramático.

La mayor parte del rodaje tuvo lugar en espacios interiores. En el cuarto capítulo, utilizas una mansión y su jardín. ¿Dónde se encuentra esta localización? ¿Y fue difícil rodar escenas exteriores o las redujiste al mínimo desde el principio?
No había necesidad de rodar fuera. La gente de la que hablamos vive en una burbuja, no interactúan con la Sociedad de fuera. El lugar donde se llevan a cabo las negociaciones debe ser un secreto, en un mundo privado. La película sólo se interesa en esos momentos. Al centrarme en los interiores, quería reproducir una sensación claustrofóbica. Quería mostrar sólo lo necesario, el resto lo tiene que imaginar el público.

La mansión es la clase privada de un miembro de la clase alta y pudimos alquilarla para la película. Probablemente ella necesita el dinero y la alquila para los rodajes. La casa es incluso más grande de lo que parece en la película. En realidad era demasiado impresionante y espectacular, así que tuvimos que hacerla parecer un poco más pequeña.

¿Conoces el entorno de la banca privada en Ginebra? Si no es así, ¿cómo has investigado?
Mi abuelo era un banquero privado, pero nunca quería hablar de su profesión conmigo. Era algo que me parecía muy poderoso, pero desconocido. Sólo después de su muerte me interesé más por el tema. Fue entonces cuando hice mi investigación durante dos años y medio.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés por Eva Martínez)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también

Privacy Policy