email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

PUNTO DE VISTA 2021

Marina Lameiro • Directora de Dardara

“La música nos ayuda a vivir”

por 

- La cineasta navarra ha presentado en el Festival Punto de Vista su segunda película, pocos días antes de estrenarse en salas comerciales españolas

Marina Lameiro • Directora de Dardara
(© Matteo Rovella)

Marina Lameiro ya participó, hace tres años, en la sección oficial a competición del Festival Punto de Vista de Pamplona con su ópera prima, Young & Beautiful [+lee también:
crítica
tráiler
ficha de la película
]
. En esta edición lo hace inaugurando este certamen internacional de cine documental con Dardara [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Marina Lameiro
ficha de la película
]
, pocos antes de su estreno en salas comerciales españolas, entre hoy y mañana, de la mano de Atera Films. Nos reunimos con ella para que nos detalle algunos aspectos de su segundo largometraje.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: Tus dos películas a priori se parecen poco…
Marina Lameiro:
Sí, pero hay quien le ve coincidencias, porque hay una manera de mirar que se mantiene; pero sí, ésta es diferente, pues la primera retrataba mi entorno más cercano: gente que conocía muy bien, algo muy íntimo, personas que no tienen relevancia social; y no como en Dardara, centrada en un grupo musical (Berri Txarrak) que genera mucha expectación, y en sus admiradores.

¿Qué criterio has seguido para la selección de las canciones que se oyen en la película?
Los temas musicales son un elemento narrativo más del film, por eso están cuidadosamente elegidas: quería que sus letras aportasen algo a lo que la película narra, tanto la emoción de la música, como lo que significa dejar la banda o el momento vital del grupo. Yo tenía una lista previa de canciones, y en los conciertos en directo miraba en cuáles habíamos captado una imagen que tuviera algo valioso, porque podías tener una gran canción sin imágenes de gente emocionada. Cuando las dos cosas se daban, empezaba a trabajar con ese tema, con diferentes secuencias y probando cosas, pero nada dejado al azar: todo estaba elegido para hacer que avanzase narrativamente la película.

¿Cuántos días y en cuántas ciudades estuviste pegada a la banda?
En 23 conciertos: en Tokio fueron tres, en Pamplona, dos. En Alemania, estuve en Berlín y Hamburgo. También en Estados Unidos, México y Francia. En festivales nacionales: el Tsunami Xixón y el Resurrection Fest (Viveiro, Lugo). Y salas como el WiZink Center de Madrid y Apolo de Barcelona. El resto, fueron conciertos por el País Vasco.

¿Cuántos días entonces de rodaje acompañando al grupo?
Fueron esos días de concierto y luego diez más: unos 33 días en total. También estuve muchos días con los fans: en el extranjero unos ocho o diez días, y siete u ocho días con los de aquí.

En algunas retransmisiones de conciertos que vemos habitualmente, la cámara parece excitarse mostrando las multitudes o los espacios grandes, pero tú has optado por captar la emoción del primer plano. ¿Cómo has llegado hasta ahí, tan cerca de los rostros, con la cámara y entre la multitud?
Con una cámara pequeña, que intimida menos, porque la gente se piensa que estás haciendo fotos y le importa menos, aunque tenía un teleobjetivo. Me ponía a grabar y después le preguntaba al público si quería salir en el film: me daba miedo que alguien me dijera que no pero, por el contrario, a todo el mundo le hacía mucha ilusión aparecer… y eso me hizo muy feliz.

Ver esos conciertos tan llenos de gente no deja de provocar sensaciones extrañas, ahora que no se pueden celebrar en esas mismas condiciones…
Era algo que no me esperaba cuando rodábamos la película y tampoco mientras la montaba, durante el confinamiento y la desescalada, porque no pensé que la pandemia se fuera a prolongar tanto, imaginando que cuando se estrenase la película volvería a ser todo como antes. Y sí, esto toma otra dimensión actualmente, al ver tanta gente junta y apelotonada: en aquellos momentos no me daba vértigo, pero ahora mismo sí, al preguntarme cuándo va a volver aquello.

Diana Toucedo (Trinta lumes [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Diana Toucedo
ficha de la película
]
)
vuelve a estar al frente del montaje de una película tuya tras hacerlo asimismo en tu debut. ¿Sois ya un tándem artístico?
Trabajar con ella es un gusto: entiende muy bien lo que quiero hacer, y a veces incluso se me adelanta. En mi película anterior trabajé mucho el montaje y llegó un punto en que veía que no avanzaba, que necesitaba una mirada extra: llegó Diana y de repente todo tomó una dimensión nueva, por su manera de pensar.

Hay un cartel en el film, captado en Tokio, que reza “No music, no life”: ¿sin música no podríamos vivir?
Así es. La película ha ido evolucionando a medida que avanzaba el rodaje, pero en el inicio, cuando me la propusieron y empecé a escribir, ése era el punto de partida: la música nos ayuda realmente a vivir.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también

Privacy Policy