email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

LUXEMBURGO 2021

Karolina Markiewicz y Pascal Piron • Directores de Les témoins vivants

"Buscábamos jóvenes que estuvieran interesados en la historia, capaces de reflexionar en voz alta"

por 

- Hablamos con los cineastas responsables del documental sobre un tema poco tratado: la historia del Holocausto desde el punto de vista luxemburgués

Karolina Markiewicz y Pascal Piron • Directores de Les témoins vivants

Karolina Markiewicz y Pascal Piron son profesores y artistas reputados por sus obras de realidad virtual. Markiewicz es, además, periodista y crítica de arte independiente, mientras que Piron es artista pintor. Su colaboración más reciente, Les témoins vivants [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Karolina Markiewicz y Pasc…
ficha de la película
]
, es un largometraje documental (recientemente estrenado en el Luxembourg City Film Festival) que plantea una conmovedora mirada hacia la percepción de la Shoah por parte de los jóvenes luxemburgueses. Todo con un fuerte sabor pedagógico…

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: Habladnos de la génesis del proyecto. ¿Les Témoins vivants fue desde el principio una iniciativa de la asociación MemoShoah y de Claude Marx?
Pascal Piron: Sí, la idea surgió de la asociación que vela por la transmisión de la memoria, MemoShoah Luxembourg. Quería hacer una película histórica sobre la deportación de los judíos de Luxemburgo a partir de octubre de 1941, pero nosotros enseguida quisimos tomar este terrible hecho histórico como punto de partida y relacionarlo con la historia reciente, es decir, con acontecimientos actuales, con el resurgimiento del nacionalismo, de la discriminación y de las guerras actuales. Pensamos en un encuentro entre supervivientes de la Shoah y jóvenes que también hayan tenido una historia traumática; todo bajo la apariencia de un viaje.  

¿Qué os gustó e interesó de la figura de Claude Marx? Sobre todo, en cuanto a la relación que desarrolla a lo largo de la película con los jóvenes estudiantes.
P. P.: Claude sobrevivió a la Segunda Guerra Mundial, escondiéndose a los 9 años en un granero. Es muy cálido y culto, y también tiene la inteligencia de los buenos profesores. Es un apasionado de la historia, pero también de la vida y del porvenir. Tiene una visión del futuro que le gusta intercambiar con los jóvenes y no tan jóvenes. El contacto con este tipo de personas es un privilegio. Nosotros sabíamos desde el principio que él sería un buen comienzo para el viaje, el que nosotros buscábamos.

¿Cómo conocisteis a Christina Khoury, Dean Schadeck, y Chadon Tina Marie Yapo? ¿Habladnos de su implicación en el proyecto?
Karolina Markiewicz: Tanto Christina como Chadon Tina Marie fueron alumnas nuestras cuando llegaron a Luxemburgo: la primera vino de Siria y la segunda de Costa de Marfil. Dean vino recomendado. Nosotros buscábamos jóvenes interesados en la historia, capaces de reflexionar en voz alta y, sobre todo, que aportaran sus propias historias: fuertes, como la guerra de Siria, la violencia en Costa de Marfil, el exilio forzado, la pertenencia a la minoría LGBTQI+, las pruebas ligadas a la discriminación… En resumen, infancias acortadas por los acontecimientos de la vida, comparables a los de Claude, Marian y Halina durante la Segunda Guerra Mundial.

¿Qué os fascinó de la figura de Marian Turski? ¿Cuál es su papel, según vosotros?
K. M.: Marian Turski es un héroe, un intelectual increíble y un motor para la sociedad polaca. Por ejemplo, habló mucho sobre historia, identidad y cultura de los judíos con Barack Obama cuando era presidente, pero también después. Fue cercano a Martin Luther King, después de la guerra, cuando estudiaba en Estados Unidos. Todas estas historias increíbles, su fuerza, su inteligencia, que lleva con modestia, son poco comunes y ejemplares. Marian Turski reflexiona en voz alta para nuestra película, nuestro viaje; su testimonio vivo y sorprendente fue un gran privilegio.

¿Por qué era importante para vosotros hablar de la deportación luxemburguesa? ¿Cómo os relacionáis con este tema tan poco tratado en el exterior del país?
P. P.: Nosotros aprendimos en el colegio la suerte de los luxemburgueses durante la guerra, pero durante nuestra investigación para esta película descubrimos detalles importantes. La colaboración de los luxemburgueses es un tema que sigue siendo poco tratado, y la historia nacional que el país ha construido después de la guerra es muy unilateral, como suele ocurrir.

¿Cuál es el mensaje de vuestra película? ¿Y quiénes son los testigos vivos de hoy?
K. M.: ¿Quizás que todos, en cierta forma, somos testigos vivos? ¿Quizás que todos estamos implicados en la historia que se escribe de forma colectiva en todo momento? ¿Quizás que es importante encontrar a otros testigos vivos, personas pero también lugares, y poner sus historias en oposición a la nuestra?

P. P.: Son las ideas de la película. Es importante vincular el pasado al presente para poder prever lo que ocurrirá en el futuro, ser lúcido y fuerte, escuchar, imaginar, pero también construir conocimiento.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también

Privacy Policy