email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

Italia

Nicolangelo Gelormini • Director de Fortuna

"Mi objetivo era que los espectadores sintiesen la misma incomodidad, el mismo desconcierto y la misma incertidumbre que la protagonista"

por 

- El director napolitano habla del enfoque que adoptó en su ópera prima para narrar un terrible suceso real

Nicolangelo Gelormini • Director de Fortuna
(© Carlo William Rossi)

Tras su estreno en la Fiesta del Cine de Roma, la ópera prima del director napolitano Nicolangelo Gelormini, Fortuna [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Nicolangelo Gelormini
ficha de la película
]
, ha participado en varios eventos internacionales (recibiendo un premio en el Festival de Cine de Estocolmo Junior el mes pasado). La cinta, que narra una terrible historia real de una forma cubista y onírica, acaba de estrenarse en los cines italianos de la mano de I Wonder Pictures. Hemos hablado con el director sobre su enfoque a la hora de contar la desgarradora historia de Fortuna Loffredo, una niña que murió después de ser arrojada desde el octavo piso de un bloque de apartamentos en las afueras de Nápoles, sacando a la luz un horrible patrón de abusos infantiles.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)
series serie

Cineuropa: ¿Por qué te marcaste el reto de hablar sobre “lo indecible”, como tú mismo lo describes, en tu primera película?
Nicolangelo Gelormini: El productor Davide Azzolini me propuso hacer la película a raíz de la enorme conmoción que sintió al leer la noticia. En un principio, no quería hacerlo, porque pensaba que no había ningún medio capaz de representar tal oscuridad. Pero el propósito fundamental del arte es intentar arrojar luz sobre el alma humana. Tiene un propósito ético y social, y el cine nos parecía el mejor medio, porque ofrece la opción de tratar temas “fuera de cámara”. Decidí que mi deseo de no mostrar ciertas cosas sería la fuerza motriz de la película.

Es una película inquietante, en la que el espectador tiene que hacer un esfuerzo por entender lo que está pasando y reconstruir el puzle.
No quería darle todo masticado a los espectadores, sino estimularlos, aunque sabía que esto podría dividir a la audiencia. Como espectador, me encantan las películas que te hacen pensar y que no te lo cuentan todo. Creo que el público es inteligente. Me gusta situarme dentro de la tradición de películas que intentan sembrar una semilla en el espectador.

¿Cómo querías que se sintiese el público exactamente?
Quería colocarlos en la misma posición que la protagonista. La idea era tratar la película como si fuera una obra de arte contemporáneo, suscitando significado y emoción al mismo tiempo. Mi objetivo era que el espectador se identificara plenamente con la protagonista, que sintiera la misma incomodidad, el mismo desconcierto y la misma incertidumbre. Quería que experimentasen una sensación de traición, que resulta fundamental para la película. La historia de Nancy/Fortuna es universal: pertenece a todos los niños que son traicionados por aquellas personas que deberían amarlos.

¿Cómo surgieron la estructura de la película y el papel dual de la protagonista?
Pensé que, si quería explorar la traición, tenía que crear una realidad que pareciese real y luego negarla. Así surgió la dualidad durante el proceso de escritura, en forma de una estructura en dos actos, y de nuevo durante el desarrollo de los dos personajes femeninos, que cambian de roles y traicionan tanto al protagonista como al público. Esta dualidad también se concretó durante la puesta en escena, en forma de planos divididos a través de elementos arquitectónicos. La realidad y el contrapunto se convirtieron en los leitmotivs temáticos y estéticos de la película.

¿Cómo enfocaste el trabajo con niños a la hora de tratar un tema tan sensible?
El hecho de trabajar con niños era lo que más me asustaba en un principio. Recibí ayuda de un coach infantil y hablé con varios psicólogos. Desde el equipo, tomamos la decisión de no contarles toda la historia, ni siquiera a la protagonista, para avanzar poco a poco, como en una obra de arte cubista. Avanzamos día a día, hablando de cada escena en particular, pero sin darles demasiados detalles. La película trata de identificar cada situación, pero no asistimos a eventos oscuros. El acto de no contarlo genera ansiedad, pero nunca vemos la violencia.

Tu primera experiencia en el mundo del cine fue como ayudante de Paolo Sorrentino. ¿Qué recuerdas de esto?
Tenía veinte años y quería hacer películas, pero no sabía por dónde empezar. Ese mismo año, Sorrentino estaba rodando su ópera prima en Nápoles, Un hombre de más [+lee también:
tráiler
ficha de la película
]
, y tuve la oportunidad de trabajar con él. Tuvieron que pasar muchos años antes de comprender realmente todo lo que había aprendido trabajando con él. Al igual que otras colaboraciones que he tenido con Luca Ronconi o David Lynch, se trata de experiencias que te ayudan a comprender la importancia de expresar plenamente tu personalidad. De hecho, considero que Fortuna es una película que se parece mucho a mí, así que no tenía miedo de dar el paso.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del italiano)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también

Privacy Policy