email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

Bélgica / Países Bajos / Alemania

Anouk Fortunier • Directora de My Dad Is a Sausage

"Lo que no quería era hacer una película que fuera una monada"

por 

- La directora belga nos habla sobre su primer largometraje, un sutil y relevante film para toda la familia sobre la libertad para reinventarse y para encontrar mejor su lugar en el mundo

Anouk Fortunier • Directora de My Dad Is a Sausage
(© Kris Dewitte)

Hablamos con Anouk Fortunier, directora de Mon père est une saucisse [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Anouk Fortunier
ficha de la película
]
, su primer largometraje, una película familiar sutil y relevante sobre la libertad para reinventarse, y encontrar su lugar en el mundo, que Paradiso estrena este miércoles en los cines belgas.

Cineuropa: ¿Cómo llegaste al proyecto, cuyo guion es una adaptación de una novela infantil escrita por Jean-Claude Van Rijckeghem?
Anouk Fortunier: Mi primer cortometraje participó en un Festival en Bélgica y Jean-Claude formaba parte del jurado. Cuando vio que los temas de su película y de la mía eran parecidos, me contactó para proponerme dirigir Mon père est une saucisse. En un primer momento, me reí al leer el título, y después me pregunté si no iba a ser una gran comedia un poco alejada de mi universo, y al final me dejé llevar. Vi la historia de una familia algo neurótica, llena de amor aunque ese amor sea torpe, y pensé cómo podría ser la película. Me parecía que se podía ir más allá de ese disfraz de salchicha, que no sea sólo una broma, que sigamos la trayectoria de un hombre que se busca, y encuentra un poco de esperanza y un grano de locura gracias a su familia. Había que encontrar el equilibrio entre la comedia y la emoción.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

¿Dirigirse a un público familiar tiene algo de particular?
De hecho, yo quería que la historia fuese lo más evidente posible. Que pareciera normal que el padre termine poniéndose un disfraz de salchicha. Tenemos tendencia a sobreproteger a los niños, incluso en la ficción, a no hablarles con franqueza. Cuando yo era pequeña, en la televisión holandesa, había cosas absurdas, muy creativas, y hasta comprometidas. Ante todo, yo no quería hacer una película que fuera una monada. Bueno, a pesar de todo, tuve que cortar ciertas cosas, pero quería tomar a los niños en serio. Sacarlos del condicionamiento en que solemos encerrarlos. Intenté ponerme en el lugar de mi protagonista, Zoé, de ver a través de sus ojos. Ella todavía es capaz de sentir cosas que los adultos ya no sienten. Ve que todos están bloqueados en una rutina que los ahoga.  

Sus padres, su hermano y su hermana parecen embutidos en un disfraz que les han impuesto, y del que no saben cómo salir. ¿Intentan interpretar el papel que les hemos impuesto?
Es así, a pesar de ellos mismos, llevan disfraces demasiado estrechos. En los adolescentes, todavía hay cosas que superar, en los padres menos. Zoé está en una fase donde no se esfuerza por agradar, y está bastante cerca de ser quien realmente es. Pero, como sus familiares no lo están, le falta algo para atreverse a asumirlo plenamente. Gracias a su padre, a su valentía, ella ve una oportunidad de encontrar y de servir de inspiración.

Algunos pasajes son animados, ¿cómo los creaste?
Cuando vi a la joven actriz que interpreta a Zoé en las audiciones, sentí que ella tenía un mundo interior muy rico. Con el guionista, nos preguntamos cómo podíamos transcribirlo y decidimos hacer secuencias animadas, aunque siempre es un riesgo porque nunca es seguro que vaya a fundirse a la perfección con las otras partes de la película. Hablamos con Pascale Pettersson, una ilustradora que trabaja con animación fotograma a fotograma, una técnica magnífica, pero muy complicada. Queríamos que tuviera un lado torpe, un poco artesanal. Es poético y un poco molesto al mismo tiempo.

¿Qué otros proyectos tienes?
Estoy preparando un cortometraje que voy a grabar en Marruecos, gracias a la Wildcard del VAF que recibí por mi película anterior. Y también escribo una serie de animación. Me gustaría seguir alternando el público adulto y familiar, y combinar la animación y la ficción.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también

Privacy Policy