email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

LOCARNO 2021 Piazza Grande

Stefan Jäger • Director de Monte Verità

“Es curioso que en Suiza creáramos la primera comuna hippie”

por 

- El director suizo invita a todo el mundo a revisitar el “Monte Verità”, una colonia utópica que dio la bienvenida a librepensadores que se oponían a las convenciones

Stefan Jäger • Director de Monte Verità

Estamos en 1906 y la joven ama de casa Hanna (Maresi Riegner) no puede respirar, atrapada en su papel y en el apartamento del que no puede salir, según los médicos. Hasta que se entera de la existencia de un misterioso lugar donde todos son desinhibidos y libres. En Monte Verità [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Stefan Jäger
ficha de la película
]
, de Stefan Jäger, proyectada en la sección Piazza Grande del Festival de Cine de Locarno, es hora de una revolución, aunque sea personal.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: Nunca había oído hablar de Monte Verità, pero ahora quiero saber más.
Stefan Jäger: Estuve allí en 1989 con Cinema & Gioventù, que también forma parte del Festival de Cine de Locarno (invitan a estudiantes y a jóvenes). Esa fue mi primera vez y me impactó: es un lugar fascinante. Está lleno de historia, puedes sentir a todas las personas que han pasado por allí, bailar y descubrir las mismas cosas que estamos debatiendo hoy, como el veganismo, la relación con la naturaleza y los derechos de las mujeres.

Es increíble lo adelantada que estaba esta comunidad. Bueno, además de su insistencia en tomar el sol a diario.
Quizás en esa época, el sol no era tan peligroso [risas]. Sentía curiosidad por las mujeres que crearon este lugar, como la pianista Ida Hofmann (no casarse fue muy importante para ella). Elegimos ese año, 1906, porque fue cuando Lotte Hattemer, la hija del alcalde de Berlín, se quitó la vida y Otto Gross [psicoanalista austríaco] le daba varios brebajes. También estuvieron Hermann Hesse e Isadora Duncan, una de las primeras bailarinas en visitar el lugar. Todavía no sabemos quién tomó muchas de las fotografías, pero hay más de 500. Así empezó nuestra historia. Dijimos: “Vamos a crear a una protagonista femenina, una fotógrafa en busca de un nuevo enfoque artístico”.

Con esa profesión, podías jugar con algunas técnicas antiguas. Para un cineasta, debe haber sido interesante, ¿verdad?
Me encantan esas fotografías antiguas. Teníamos una cámara especial, una Hasselblad, y podías filmar lo que se veía. También tenemos un museo de fotografía en Suiza y su investigador nos ayudó mucho. Cuando Hanna hace fotografías y entramos dentro de su cabeza, hay partes que todavía están en movimiento mientras otras están congeladas. Ella quiere abrazar el movimiento, integrarlo en su creación. Fue divertido, pero muy trabajoso. Maresi también tuvo que aprender a usar la cámara. Puedes ver que su personaje no está muy acostumbrado al principio, después de varios años casada.

Al principio, Hanna está atrapada en su casa. Su enfermedad, real o imaginaria, recuerda a la “histeria” y a cómo algunos hombres intentaban curarla.
Hablamos de asma, de no poder respirar. Durante la pandemia, adquirió un significado completamente distinto: tuvimos que trabajar con mascarillas. La idea era que estar en el Monte Verità es como aprender a respirar otra vez. Puedes oírlo en el diseño de sonido. Contamos una historia a través de su respiración.

De vuelta en Viena, queríamos que su cuello fuera muy alto, su peinado muy firme. Todas las habitaciones son oscuras y es como estar encerrado en una jaula dorada con médicos que te dicen: “No muestres emociones porque te dará un ataque”. Después, ella gana algo de confianza para trabajar como artista.

En las películas de época, la atención al detalle es crucial. Pero, ¿dejaste volar tu imaginación una vez que ella sale de este mundo?
Hay muchos libros sobre ello y un documental llamado Freak Out!Y, por supuesto, todas esas fotografías. Pero decidimos no ser tan precisos con el estilo de estas personas porque a veces parecía un poco cursi. Queríamos ir más allá y crear estilos que también recordaran al movimiento Flower Power; miramos fotografías de los años 60 y 70. Siempre digo que es divertido, que en Suiza creamos esta primera comuna hippie. Las personas se rebelaban contra esa sociedad que no les permitía ser libres. Me gustaría ser hippie, pero nací mucho más tarde.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también

Privacy Policy