email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

CANNES 2022 Quincena de los Realizadores

Philippe Faucon • Director de Les Harkis

"No hay buenos de un lado y malos del otro"

por 

- CANNES 2022: El director francés va otra vez al grano con una película sobre soldados locales que luchan en el frente francés durante la guerra de Argelia

Philippe Faucon • Director de Les Harkis

Por tercera vez en la Quincena de los Realizadores del 75º Festival de Cannes, después de Fatima [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Philippe Faucon
ficha de la película
]
en 2015 y Amin [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Philippe Faucon
ficha de la película
]
en 2018, el cineasta francés Philippe Faucon presenta Les Harkis [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Philippe Faucon
ficha de la película
]
, donde observa con la lente de su perfecto y humilde dominio de la pureza cinematográfica el cruel capítulo de la historia de los soldados locales comprometidos con el bando francés durante la guerra de Argelia.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: Ya habías abordado parcialmente el tema de los harkis en La trahison [+lee también:
tráiler
ficha de la película
]
. ¿Por qué decidiste centrarte por completo en este tema?
Philippe Faucon: Este tema es casi una obsesión para mí porque estoy ligado a él por mi historia familiar. Nací en el momento de la guerra de Argelia de padres que la vivieron. Mi madre nació en Argelia, vivió allí hasta los 24 años y estaba muy unida a ese país. De niña y adolescente, fue a la escuela con argelinos y algunos se vieron comprometidos con el lado francés y se convirtieron en harkis, y otros con el bando contrario, con los independentistas. Son cosas de las que yo escuché hablar de niño y sentía que se había vivido algo muy complicado. Escuché hablar de personas que habían sido masacradas. Abordé este tema en La trahison, pero me quedé con la sensación de que hubiera podido contar eso de manera más profunda y de otro modo, y así surgió Les Harkis. Yo quería volver a hablar de este periodo de la guerra de Argelia teniendo en cuenta a los perdedores, los que se equivocaron, sobre todo porque es algo que ha sido relegado al olvido, dejado de lado y no muy abordado en el cine.  

¿Por qué elegiste a un colectivo, el harki 534, y no a uno o dos personajes principales?
Porque no es una historia sencilla. Las razones por las cuales los argelinos decidieron convertirse en harkis fueron diversas. Cada uno de los personajes representa una de esas razones. Para algunos, fue la supervivencia alimentaria porque no tenían otra opción. Debido a la guerra, no podían seguir viviendo de la tierra y tenían familias que mantener. Es una de las causas importantes del compromiso de los harkis con los franceses pues en la situación de penuria de Argelia, lo que ganaba un harki le permitía mantener a varias personas. También había razones de tradiciones familiares porque los padres participaron en las guerras de Francia, pero también como mercenarios, por oportunismo, incluso por motivos de adhesión como el caso del sargento primero Amin, que es el único personaje de la película que está allí por convicción: él cree los discursos oficiales pronunciados durante el advenimiento de la quinta república que dicen que los argelinos tendrán los mismos derechos que los franceses y, por el contrario, desconfía de la opción presentada por el FLN, que percibe como una aventura.

¿Cómo delimitaste la cronología de la trama?
La película se desarrolla durante los tres últimos años de la guerra. Empieza en 1959 porque en septiembre el general De Gaulle habla por primera vez de la idea de autodeterminación, así que empieza a cambiar de lenguaje, una elección que, para las personas atentas, puede conducir a la independencia de Argelia. Pero, al mismo tiempo, es un momento en que hacemos un llamamiento significativo a los argelinos a quienes reclutamos en masa y armamos contra otros argelinos porque las autoridades francesas quieren empezar a negociar en una posición fuerte con el FLN. Entonces produce una fuerte y grave contradicción: intentar poner fin a la guerra, pero involucrando a los argelinos contra otros argelinos.

La película evita cuidadosamente el maniqueísmo.
No se trataba de hacer una película con puntos de vista simplistas pues las cosas son complejas, los personajes se mueven por motivaciones que pueden ser contradictorias, complicadas. No están los buenos por un lado, y los malos por otro. La guerra de Argelia es un periodo de una violencia extrema, pero por ambas partes. Esta violencia está representada en la película, no como un espectáculo, pero dice cosas sobre los personajes que sufren violencia o que la practican. Por ejemplo, vemos a los harkis ir tras los prisioneros pero quizás es porque están obsesionados con una imagen perdida de sí mismos.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también

Privacy Policy