email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

CANNES 2022 Quincena de los Realizadores

Annie Ernaux y David Ernaux-Briot • Directores de Les Années Super 8

"Escribir el texto de la película fue una especie de aventura guiada por las imágenes"

por 

- CANNES 2022: Hemos entrevistado a la célebre escritora francesa y a su hijo para hablar de su documental y de todos sus diferentes niveles

Annie Ernaux y David Ernaux-Briot • Directores de Les Années Super 8
(© Francesca Mantovani/Gallimard, Les Films Pelléas)

Les Années Super 8 [+lee también:
crítica
entrevista: Annie Ernaux y David Ernau…
ficha de la película
]
, la primera película de Annie Ernaux y de su hijo David Ernaux-Briot, se ha presentado en la Quincena de los Realizadores del 75º Festival de Cannes.

Cineuropa: ¿Cómo surgió la idea de dirigir juntos Les Années Super 8?
David Ernaux-Briot: Del deseo de mis hijos de verme a mí de niño, y también a su abuelo, a quien vemos muy poco porque es él quien graba en Super 8. Organicé sesiones de proyección, donde grababa la pantalla y registraba los comentarios que se hacían, en familia, sobre todo los de mi madre, que sigue siendo la propietaria de la memoria familiar y que podía reconstruir los acontecimientos, las personas, etc. Volviendo a ver todo eso, pensé que quizás había algo que hacer que tuviera un valor cinematográfico y, sobre todo, una dimensión universal, colectiva. Así que le propuse a mi madre escribir un texto y hacer un documental con las imágenes de mi padre. Además, el término documental quizás no sea el más apropiado, ya que se trata más bien de un objeto cinematográfico particular.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

¿Cuál era el volumen de archivos familiares del que disponíais y cómo trabajasteis el material de base?
Annie Ernaux: Primero hubo una versión del texto más larga, ya que David me dijo que podía escribir una hora de texto; una hora de leer sin parar. Era una historia sin interrupciones porque debía transmitir la sensación del tiempo. Me basé un poco en mi libro Los años, donde hay una historia que se desliza y no se detiene, en imperfecto. Después, tuvimos que tener en cuenta las restricciones de tipo cinematográfico, ya que no podemos escuchar un texto sin interrupciones sobre las imágenes, es imposible. 

¿Cómo habéis tomado decisiones y equilibrado los diferentes estratos del texto: la dimensión familiar, la dimensión de una mujer, de un país y del mundo a través de los viajes?
A.E.: No es una novedad en mi escritura, y seguramente es más fácil para mí hacerlo ahora. Si me lo hubieran pedido hace treinta años, quizás no hubiera sabido hacerlo. Es un trabajo que no está tan alejado de mi libro Los años, publicado en 2008, sobre todo porque en ese libro describo el momento en que la cámara aparece en una familia. Y ahora lo vemos en la pantalla cuando llego con las compras y los niños. Después, estaba la alquimia de la escritura. Escribí el texto de la película en 2019, y fue una aventura escribir con la imagen. Es algo que no había experimentado antes y que me ha apasionado por poder trasladar a la vez lo íntimo y lo general, pero también un planteamiento. Yo me cuestiono mucho cuando escribo e incluso hago que ese planteamiento intervenga en la escritura de mis libros. Aquí también quería cuestionar las imágenes. ¿Qué buscaba mi marido grabando? Y nosotros, ¿qué esperábamos? La conservación de los momentos felices, es evidente, y al mismo tiempo creo que está ese deseo, compartido por muchos, de construir la ficción familiar a través de la imagen. Eso refuerza la ficción familiar y queda claro que, en algún momento, mi marido me graba menos, se produce un distanciamiento que muestra que el vínculo familiar se está rompiendo.

¿Y esa mirada del mundo, pues hicisteis viajes a países poco comunes como destino de vacaciones en aquella época (como Chile y Albania)?
A.E.:
Es un elemento que también fue un impulso: darme cuenta de que habíamos hecho viajes con una orientación política y que tenían una fuerza importante, como el caso de Chile. Pero siempre he sido muy consciente de que ese viaje fue extraordinario porque tuvo lugar un año y medio antes de que Allende no fuera asesinado. La fuerza de las numerosas oleadas que tenemos de Chile demuestra que se trata de un documento histórico. En el caso de Albania, siempre he tenido tendencia a olvidar ese viaje, aunque eso tiene más sentido ahora, ya que en esa época también era un país pro China. Esta película trata del estado del mundo antes de 1989.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también

Privacy Policy