email print share on Facebook share on Twitter share on LinkedIn share on reddit pin on Pinterest

LOCARNO 2022 Piazza Grande

Delphine Lehericey • Directora de Last Dance

"Entre La Ribot y yo fue amor a primera vista a nivel profesional, éramos como hermanas del trabajo"

por 

- La directora suiza afincada en Bélgica habla sobre cómo los mundos de danza contemporánea y cine se fusionan a la perfección en su historia de amor

Delphine Lehericey • Directora de Last Dance
(© Antonella Tarantino)

La directora suiza Delphine Lehericey ha presentado su nuevo largometraje, Last Dance [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Delphine Lehericey
ficha de la película
]
, en la sección Piazza Grande del Festival de Locarno. Hemos hablado con ella sobre su conexión con la coreógrafa española La Ribot, y sobre cómo su abuelo fue una de sus principales fuentes de inspiración para la película.

Cineuropa: ¿Qué significado tiene la magdalena gigante con la que sueña el protagonista al principio de la película?
Delphine Lehericey: Quería comenzar la película con un sueño, para establecer inmediatamente el tono de la historia. El aspecto cómico está presente desde el principio. Quería mostrar que el protagonista tiene un lado surrealista y que va a vivir aventuras extrañas.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

¿De dónde surge la inspiración para la historia?
Llevaba bastante tiempo tratando de escribir una comedia. Primero pensé en una road movie, pero luego supe que quería centrarme en un personaje durante la vejez. Mi abuelo me inspiró mucho. Me hizo pensar en mis orígenes, a los que pertenece también el mundo de las artes escénicas y la danza contemporánea. Estoy convencida de que todo el mundo puede bailar y esta era una de las ideas principales de la película.

¿Cómo empezaste a trabajar con la coreógrafa La Ribot?
Ya había escrito el personaje de la coreógrafa antes de conocerla y de que decidiéramos trabajar juntas. Como primera fuente de inspiración, había pensado en la coreógrafa francesa Mathilde Monnier. Luego vi varias actuaciones de La Ribot. Me gusta mucho, porque creo que hay una complejidad interesante en su trabajo. Es muy inteligente y tiene un gran sentido del humor. Entre nosotras fue amor a primera vista a nivel profesional, éramos como hermanas de trabajo. Desarrollamos la película a partir de algunas de sus obras antiguas junto con los bailarines de su compañía. Fue genial dejar que los mundos de la danza y el cine se encontraran.

¿Por qué querías a François Berléand para interpretar al personaje principal?
Me gusta la delicadeza y a la vez el lado burlesco de su interpretación. No tiene miedo de parecer ridículo, lo da todo por sus papeles. Además, era perfecto físicamente. Tiene un “no-cuerpo”, no sabe bailar, es bastante torpe. Solo hay un coreógrafo que ve algo especial en él, que percibe las emociones en su cuerpo. Es imposible imaginarlo bailando al principio, pero al final lo logra y emociona a su familia.

Narras una tierna historia de amor. ¿De dónde sacaste la inspiración?
En primer lugar, soy una lectora apasionada y me gustan especialmente las novelas epistolares. Por eso incluí una referencia a Proust. Además de eso, ya he comentado que mi abuelo fue una gran inspiración para mí. Durante el confinamiento por la COVID, mi abuelo y mi abuela tuvieron que separarse porque mi abuela enfermó. Mi abuelo le escribía a mi abuela todos los días, normalmente cosas simples y cotidianas, como en la película. En ese momento yo estaba escribiendo el guion, y esto me conmovió mucho. Me di cuenta de que en el duelo no solo hay dolor, sino que también puede haber una experiencia más positiva.

La familia es un tema importante en tus películas.
Sí, la familia me inspira mucho y me permite pensar en imágenes cinematográficas. La familia es la mayor comedia de la vida. No importa nuestra edad, seguimos siendo hijos de nuestros padres, aunque nos tratemos como los adultos que realmente somos.

Al igual que en tu película anterior, reúnes a actores de varios países francófonos. Parece que funciona de forma armónica.
Me gusta trabajar con actores de Francia, Bélgica y Suiza al mismo tiempo, es una mezcla fantástica. Yo defiendo que hago un cine europeo, más que un cine francés. En realidad, me inspiran mucho más las comedias británicas e italianas que las francesas, por poner un ejemplo.

¿Te reconoces en alguno de los personajes?
En realidad, hay un poco de mí en todos ellos. Pero me gusta pensar que soy como la nieta del protagonista, que está muy unida a su abuelo y está dispuesta a ser su cómplice.

Hay dos localizaciones principales, el apartamento y el teatro. ¿Cómo pensaste en conectar los dos espacios visualmente?
En realidad, tuvimos dos rodajes separados y me preocupaba cómo lograr que las dos partes encajaran. El vínculo surgió principalmente a través de los colores. En el apartamento hay muchos marrones y morados. Y los colores de La Ribot, que para mí tiene algo de personaje de una película de Almodóvar, son similares, incluyendo el rojo.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también

Privacy Policy