email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

LOCARNO 2022 Competición

Nikolaus Geyrhalter • Director de Matter Out of Place

"Todo lo que producimos o usamos acaba siendo basura en algún momento"

por 

- El documentalista austriaco ofrece una visión multiperspectiva del tratamiento de la basura a nivel mundial

Nikolaus Geyrhalter • Director de Matter Out of Place

Matter Out of Place [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Nikolaus Geyrhalter
ficha de la película
]
es el nuevo documental del cineasta austriaco Nikolaus Geyrhalter. La obra se ha proyectado como parte de la competición internacional en el Festival de Locarno. Hemos hablado con el director sobre su investigación para la película, su proceso de edición y la importancia de concienciar sobre cómo gestionamos nuestra basura.

Cineuropa: Las imágenes de tu película despiertan sentimientos contradictorios. Por un lado, nos sentimos abrumados y repugnados por la cantidad de basura que vemos. Por otro lado, hay algo melancólico y fascinante en esas ramas cubiertas de plástico.
Nikolaus Geyrhalter: Hay una estética de lo desagradable. En todo lo feo reside la belleza. La película juega con esta idea. Los lugares que vemos son fascinantes, pero no podemos limitarnos a observar solo la superficie. Tenemos que ir más allá. Todo lo que producimos o usamos acaba siendo basura en algún momento. Cuando lo tiramos, no desaparece. El proceso comienza justo en ese momento. Hay una gran industria detrás y mucha gente preocupada por ello. En Europa tenemos una forma relativamente buena de hacer frente a la basura, quemándola y obteniendo energía en el proceso. Aun así, nunca desaparece por completo.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

¿Cuánto duró el proceso de investigación para la película?
En total, trabajamos en la película durante cinco años. La pandemia llegó justo en medio y dilató todo el proceso. Rodamos a lo largo de seis o siete semanas.

¿Cómo escogiste los sitios donde fuiste a rodar?
Algunas de las ubicaciones eran intercambiables, otras no. Por ejemplo, queríamos rodar un vertedero en un país menos desarrollado y una unidad de procesamiento en Austria, pero no tenía que ser ninguna en concreto. En cuanto al festival “Burning Man”, no había alternativas y tuvimos mucha suerte de poder rodar la edición que tuvo lugar poco antes de la pandemia. Esto no hubiera sido posible durante el confinamiento. A pesar de esto, la escena inicial en Soleura (Suiza) fue muy importante para nosotros. Muestra lo que podemos encontrar cuando enterramos basura y la desenterramos décadas después.

¿Cómo de rápido encontraste las escenas que usaste finalmente en la película?
Fue muy diferente entre un lugar y otro. Pasamos cerca de una semana en cada localización, dando vueltas y tratando de absorberlo todo. Yo tenía deseos y expectativas concretas, pero siempre dejo que el lugar y las historias vengan a mí. En Katmandú, por ejemplo, nos sorprendió mucho lo difícil que es el viaje de los camiones de basura al vertedero durante la temporada de lluvias. Estas escenas no estaban planeadas, pero es importante mantenerse abierto a las cosas inesperadas que ocurren.

¿Piensas en la edición mientras estás rodando, o prefieres reunir primero el material?
Rodamos mucho más de lo que usamos finalmente y condensamos el material. El ritmo lo marca el rodaje. La edición se desarrolla en paralelo al rodaje, formando una especie de circuito, ya que después de montar algunas escenas o partes, tenemos que seguir investigando para las siguientes escenas que queremos filmar.

En la película, evitas conversaciones directas con el protagonista, pero, ¿cómo era la situación detrás de las cámaras? ¿Cómo de importante era para ti el intercambio personal?
Para mí es muy importante tener un buen entendimiento con los protagonistas. Normalmente, hay barreras idiomáticas, por lo que los intérpretes que nos acompañan son quienes se comunican principalmente con ellos. Es fundamental que todos sepan lo que va a ocurrir y por qué. No esperamos tumbados para filmar animales, sino que rodamos directamente mirando a los ojos de las personas. El conductor de Rischka en Nepal estaba preparado, ya que lo visitamos varias veces, y estaba encantado de formar parte de la película.

¿Tuviste problemas para conseguir todos los permisos que necesitabas?
Los lugares que ves son aquellos en los que nos permitieron grabar. Tengo la sensación de que la pandemia se ha convertido en una excusa ideal para mantener alejados a los equipos de cine. A lo largo de los años, y también durante el rodaje de mi película Earth [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Nikolaus Geyrhalter
ficha de la película
]
, me di cuenta de que las empresas se volvían cada vez más restrictivas. Te hacen esperar durante años, hasta que ya no importa. Sin embargo, también puede funcionar al revés. Para esta película conocimos a mucha gente que nos apoyó mucho. Estaban encantados porque finalmente alguien quer profundizar en el tema. Estaban felices por ser vistos, ya que a menudo son los actores invisibles del sistema.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también

Privacy Policy