email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

Abdellatif Kechiche • Director

La "receta" de mi cine

por 

Abdellatif Kechiche • Director  -

La Graine et le mulet [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Hafsia Herzi
ficha del filme
]
, ganadora del Premio Especial del Jurado, fue muy apreciada por la crítica y el público de la Mostra de Venecia y quizás habría merecido algo más. El realizador Abdellatif Kechiche, tunecino de 47 años crecido en Niza, explica en una rueda de prensa que el intento de su bella película neorrealista "era el de describir un ambiente, en este caso una familia magrebí emigrada en Francia. Y eran dos las dimensiones que me interesaban explorar: el ambiente familiar alrededor del cual crear cosas ordinarias y cotidianas con un toque novelesco. Conferir naturaleza a esta familia, sin caer en lugares comunes y evitando volverse demasiado espectacular y, al mismo, tiempo crear una dimensión contemplativa en la que los personajes viven, lloran, se desesperan; en pocas palabras, quería atrapar el instante vital de un grupo de personas. La vida misma".

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Kechiche ya había estado presente en la Mostra en el año 2000 con La faute a Voltaire, que conquistó el Premio a la mejor ópera prima, pero el público lo conoció, especialmente, por La escurridiza, o cómo esquivar el amor en 2003. La Graine et le mulet (lir. "La semilla y el mulo"), que son los ingredientes para hacer el cuscús de pescado, narra la historia de un obrero naval sesentón, Slimane, que sueña con reestructurar una nave para abrir un restaurante. "No quería hablar de Slimane como obrero o inmigrante, sino como ser humano con sus dificultades, sus silencios, sus problemas sexuales, sus fantasmas. No sé si es un filme sobre los marginados. No me gustan categorizar, prefiero mezclar muchas variantes".

El método de Kechiche muestra su proveniencia teatral, se concentra mucho en el trabajo en el plató: "Una vez que comienzo a rodar sé lo que debo hacer a la perfección, justamente gracias al gran número de pruebas realizadas precedentemente. Luego con la cámara me fijo el objetivo de captar la esencia de lo que filmo, y la magia de la historia y de los personajes que narro. Muy importante en el curso de las tomas, fue la música. En más de una ocasión buscamos la atmósfera del filme a través del elemento musical, que, en mi opinión, corresponde también con la interpretación de los actores, a menudo rica de solos y contrapuntos como en una partitura. La fase del montaje es una consecuencia de este procedimiento sobre el plató. En el caso de Le graine et le mulet, el material puesto a disposición era tan enorme que se alcanzaban tres horas y media de película. Fue necesario organizar algunas cosas para adaptar el filme al público.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy