email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

Marko Igonda

Shooting Star 2008 - Eslovaquia

por 

Marko Igonda

Marko Igonda fue descubierto por el público a raíz de su papel en la película Facing The Enema, de la cual también es co-guionista. Pero el actor eslovaco, que divide su tiempo entre su país natal y la República Checa, ya había trabajado en varias películas, la más conocida de ellas Hannibal: El origen del mal [+lee también:
tráiler
ficha de la película
]
, de Peter Webber. Antes de viajar hacia Berlín, donde tomará el testigo del británico Andrew Garfield en el evento Shooting Stars 2008, Marco Igonda está ultimando Flying Cyprian, una co-producción de Eslovaquia, Polonia, Hungría y la República Checa dirigida por Marian Čengel-Solčanská.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: ¿Cuál es tu papel en Facing The Enemy y de qué trata la película?
Marko Igonda: Mi personaje, Helmut Kampen, es una abstracción. No representa ni la Segunda Guerra Mundial ni el ejército alemán. Es un hombre que se destaca entre los demás y que siente ganas de expresar su opinión: "No mataré". Le ordenaron que matase a un hombre pero él se resiste, aunque le pueda costar la vida. De eso trata la película.

Además de actuar, también escribiste el guión. ¿Cómo te resultó adaptar la novela de Leopold Lahola?
Fue une experiencia nueva y increíble. El trabajo de un actor cambia totalmente si el guión lo escribe él mismo. Leopol Lóala escribió la historia pero nosotros tuvimos que trabajar la situaciones. Por eso, durante el rodaje ya tenía cada situación analizada dentro de mi cabeza. Conocía e comprendía todos los detalles, cómo piensa el personaje. Eso fue la base de mi actuación.

¿Tras actuar y escribir, está la dirección entre tus planes?
En realidad, pensé en dirigir la película yo mismo. Pero hay tantas cosas en las que pensar y que arreglar que al final no estaba seguro de querer asumir tanta responsabilidad. Consumiría tiempo y energía y no podría llegar hasta al fondo del personaje.

Divides tu vida y tu carrera entre Eslovaquia y la República Checa. ¿Cuáles son las principales diferencias entre los dos países en cuanto al cine y a las oportunidades de trabajo?
Eslovaquia y la República Checa son dos países muy distintos, aunque sean parecidos en algunos aspectos. Hay más oportunidades y mejores condiciones para rodar en la República Checa. Sin embargo, mi país es Eslovaquia y me gustan sus paisajes, su gente, su carácter y mentalidad. Me gusta la creatividad de mis compañeros de trabajo de allí. Y, además, está la cuestión del idioma. Para mí, actor y autor, es importante trabajar en mi idioma. Desde un punto de vista profesional, trabajar en la República Checa es como trabajar en cualquiera otro país extranjero. Uno se pasa la vida adaptándose a todo, sea a un idioma, la mentalidad, la cultura o el estilo de trabajo.

¿Qué esperas de tu participación en las Shooting Stars?
Me hace mucha ilusión que me hayan seleccionado. Es un reconocimiento de mi trabajo y eso no siempre pasa cuando eres actor. Estaré en Berlín representando a Eslovaquia y el trabajo de los actores y actrices de mi país. Es la prueba de que no solo los actores eslovacos sino también la industria de cine del país está evolucionando. Espero que muy pronto recupere la grandeza y las perspectivas que tuvo durante la época de grandes artistas eslovacos como Stanislav Barabáš y Martin Hollý. No quiero ilusionarme demasiado pero no todos los días un actor tiene una oportunidad tan extraordinaria como ésta.

¿Cuáles son tus proyectos cinematográficos para el 208?
Actualmente estoy rodando una película en Eslovaquia. Mi personaje, Cyprian, existió en realidad, en el siglo XIX, pero la historia es ficticia. Sólo sabemos que existió, dónde está enterrado y que tenía un herbario. Estamos rodando cerca del sitio donde fue enterrado, en un lugar recóndito del país.
Es un gran reto para mí por varias razones. Para empezar, Cyprian existió de verdad y era muy misterioso. Es un drama de época que abarca toda su larguísima vida. Resucitar su espíritu es algo que e encanta e irrita al mismo tiempo. Desarrollar el personaje desde su juventud hasta su muerte. Es un hombre muy reticente, y a partir de un cierto momento deja de hablar por completo. Tengo que utilizar diferentes medios y técnicas de expresión.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy