email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

Samuli Vauramo

Shooting Star 2009 - Finlandia

por 

Samuli Vauramo

A sus 28 años, Samuli Vauramo, titulado por la Academia de Teatro de Finlandia, reparte su tiempo entre la televisión, el cine y el teatro. Su debut en la gran pantalla fue nada menos que con Aki Kaurismäki en Un hombre sin pasado [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
. Tres años más tarde, conseguiría su primer papel de protagonista en la aclamada opera prima de Dome Karukoski, Beauty & the Bastard [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, que le valió en 2005 una candidatura a los premios del cine finlandés, los Jussi. En 2007 protagonizó el drama histórico Tears of April, de Aku Louhimies. Desde entonces ha trabajado en sendas películas rodadas en inglés, Stone’s War, dirigida por Marko Mäklilaakso, y Bunraku, de Guy Moshe.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: ¿Cuándo decidiste dedicarte profesionalmente a la interpretación?
Samuli Vauramo: Lo decidí cuando tenía 17 años. En esa época había dado clases de teatro en el instituto y actuado en el teatro de mi colegio durante un año. No tenía ni idea de cómo se podía ser actor, simplemente decidí que era mi destino.

Sólo has hecho unas cuantas películas pero has tenido la oportunidad de trabajar con algunos de los más importantes directores finlandeses. ¿Cómo lo consiguió y qué diferencias encontró en su trato con los actores?
Me aceptaron en la Academia de Teatro de Finlandia cuando tenía 19 años. Al día siguiente un amigo mío me llamó y me preguntó si quería participar como extra en la película Un hombre sin pasado, de Aki Kaurismäki. Estudié durante cuatro años en la academia. Y mientras tanto hice el servicio militar.

Unos meses antes de que me graduase me llamaron para una audición. Era para el papel principal de una comedia romántica de Dome Karukoski, Beauty and the Bastard, y lo conseguí. El rodaje finalizó unos días antes de mi graduación. Terminé siendo nominado como mejor actor por ese papel. Fue increíble conseguir ese reconocimiento en mi primera actuación.

Lo que tienen en común ambos directores es una aguda visión y la habilidad para proyectarla de manera clara en los actores. Desde luego, tienen métodos diferentes, pero las películas también eran diferentes y necesitaban métodos de dirección y actuación distintos. Con Dome hice mi primer papel protagonista y me siguió de cerca, se aseguraba de que me sintiera bien y me enseñó muchas cosas sobre la dirección de películas desde todas las perspectivas. Con Aku Louhimies fue diferente porque ya tenía más experiencia y decidimos usar el método para profundizar en los personajes. No necesité que estuvieran tanto encima de mí como la vez anterior.

¿Qué es lo que te atrae de un papel: el director, el guión, el resto del reparto, el salario o todo en general?
Antes que nada la historia. Para mí eso es lo más importante de este negocio. No me importa si la película se rodará en Los Ángeles o en Kuala Lumpur. Es decir, está bien que me paguen por hacer algo que me encanta, pero aun así la historia es lo más importante. Bueno, eso es lo que digo ahora, pero vuelve a preguntármelo cuando tenga tres hijos y una hipoteca...

¿Cuáles son tus proyectos actuales en el cine, el teatro y la televisión?
Ahora mismo estoy rodando una serie de doce episodios para la televisión finlandesa y tengo dos películas internacionales que se estrenarán este año. Ambas son películas de acción y aventuras. La primera es Stone's War, tiene lugar en los últimos días de la 2ª Guerra Mundial... con algunos zombis claro. La otra se titula Bunraku y ha sido mi primera producción completamente estadounidense. El papel no era demasiado importante, pero, oye, por algo se empieza. Tuve que hacer las escenas de acción yo mismo. Me hice daño, pero el resultado fue genial.

¿Qué se siente al ser seleccionado para los Shooting Stars 2009 y qué esperas de ello?
Es todo un honor, sobre todo porque ahora es un jurado el que selecciona a las Shooting Stars. Espero que este reconocimiento me ayude a conseguir más proyectos internacionales para poder seguir haciendo lo que más me gusta: contar historias.

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.