email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

Andrea Maria Dusl • Directora

La Luna azul austriaca en Roma

por 

- Será Blue Moon que inaugure la muestra “Nuevo Cine de Austria”, en Roma del 14 al 17 de octubre. Primer película de la directora vienesa que mezcla de road-movie y comedia romántica

Andrea Maria Dusl • Directora

Será la luna azul de Andrea Maria Dusl la que inaugure la muestra cinematográfica “Nuevo Cine de Austria”, en Roma del 14 al 17 de octubre, en la que se presentarán once películas producidas en Austria, ocho de ellas todavía inéditas en Italia.
Primer largometraje de la directora vienesa, Blue moon, se presentó a concurso en el Festival de Locarno de este año, donde obtuvo el mismo éxito que en su país. Mezcla de road-movie y comedia romántica, la película de Dusl combina géneros y varios países por los que el protagonista viaja para seguir los pasos de una mujer que se ha dado a la fuga. Un viaje que empieza en Austria y termina en Odessa, pasando por Eslovaquia.
Inspirada en las numerosas exploraciones que ha hecho la directora en los países del Este tras la caída del muro de Berlín, la película se había concebido originalmente como una serie de cortometrajes, de fotografías breves de esa parte del mundo, abierta después de muchos años de dolorosa clausura. “Fue una experiencia maravillosa explorar un mundo tan distinto y cercano a la vez, profundamente desconocido todavía”, cuenta Dusl, en Roma para presentar su película y promover su distribución en Italia. Blue moon ha terminado por ser un relato acabado que, a través de las acciones de sus personajes, revela las reflexiones de la directora.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Una historia romántica pero también una investigación y un descubrimiento
“Pensaba en una Odisea, en el descubrimiento de un continente y de las relaciones de interdependencia entre el Este y el Oeste. Blue moon puede analizarse en distintos planos, y la historia de amor entre Jana y Johnny es una metáfora de las profundas relaciones entre el Este y el Oeste. Es una historia sobre el deseo y el temor, el valor y la debilidad, lo establecido y el cambio”.

¿Es una historia verdadera?
“No solamente una; hay muchas historias que he recogido durante mis numerosos viajes al Este y que luego he fundido en una sola al escribir el guión. Por ejemplo, la historia del protagonista, obligado por un grupo de maleantes a dar todo su dinero para comprar un ladrillo, en lugar de robarle abiertamente, es verdadera”.

Terminar la película le ha llevado casi doce años...
“Sí, porque al principio había pensado en hacer una serie de cortos que se proyectarían por separado en las salas antes de las películas. Hice seis cortos, de dos minutos cada uno. El proyecto se iba a llamar La vuelta al mundo en ocho días. Mi idea era relatar ocho historias, pero mientras las hacía me di cuenta de que debía cambiar el enfoque que tenía previsto al principio. Y así, poco a poco nació Blue moon, aunque tardé otro tanto en encontrar un productor que tuviera el valor de apoyarla”.

Un road-movie por la Europa del Este no debe de ser precisamente un paseo. ¿Qué problemas tuvo en el rodaje?
“Rodar ya es de por sí tan difícil como nadar en el lodo. A menudo, la realidad de las cosas es distinta de las ideas que una tiene. Dirigir una película es probablemente la forma de realización personal más compleja que se haya inventado. E indudablemente es la más costosa. Teniendo esto en mente, y con la intención de hacer todo más fácil, rodé en secuencia todas las escenas para que los actores pudieran adquirir mayor espontaneidad. Por lo demás, es como un circo; siempre el mismo espectáculo pero nunca en el mismo lugar. Y al final, el espectáculo acaba por ser también siempre distinto”.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy