email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

VENECIA 2009 Horizontes / Rumanía

Francesca, el racismo italiano desde los ojos de los rumanos

por 

Francesca, el racismo italiano desde los ojos de los rumanos

Con sus agresivos diálogos, que se refieren con nombres y apellidos a políticos italianos como Alessandra Mussolini y el alcalde de Verona Flavio Tosi, acusados de intolerancia hacia los rumanos, el debutante Bobby Paunescu ha presentado en medio de una gran polémica Francesca [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
en la sección Horizontes del Festival de Venecia.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

La historia está protagonizada por Francesca (Monica Birladeanu), una joven e idealista rumana que trabaja como profesora en una guardería y cuyo sueño es mudarse a Italia y abrir allí una guardería para los hijos de los inmigrantes rumanos. Enseguida, sus planes provocan una reacción en cadena en el seno de su familia, su novio y sus amigos. Hay quien, como su padre, le advierte que los italianos son muy racistas (“nos han abierto la puerta de Europa para tratarnos como esclavos y follarse a nuestras mujeres”), mientras que otros la animan, como su madre, y algunos, como su novio Mita, están demasiado ocupados con sus propios problemas.

El creador de Francesca, que será distribuido en Italia por Fandango, tenía como objetivo comparar los prejuicios y los puntos de vista de quienes abandonan su país buscando una vida mejor y de quienes deberían acoger, ya que él mismo es “mitad italiano y mitad rumano”. “Crecí en Milán y tengo proyectos que hacer en vuestro país”, ha explicado en italiano durante la rueda de prensa. “Cuando en 2007 Giovanna Reggiani fue víctima de aquel crimen horrible, pensé que se equivocaron todos. El primer impulso de los italianos fue 'echemos a todos los rumanos', mientras que estos estaban muy ocupados señalando que los culpables eran gitanos. Sentía todo lo que pasaba como algo personal, me he sentido traicionado por ciertas declaraciones, como la de Mussolini, que dijo que para los rumanos la violación formaba parte del ADN, y he sentido la urgente necesidad de narrar a mi manera las relaciones entre ambos países”.

En la película, de hecho, no existe una toma de posición a favor o en contra de nadie. Los rumanos son malvados en sus acciones del mismo modo que los italianos lo son en sus declaraciones o en su actitud. “Quería expresar sobre todo la crisis de identidad que están atravesando mis compatriotas. Mis protagonistas no han encontrado su camino, pero están llenos de energía y de ganas de hacer cosas, al igual que la sociedad rumana, que aún no ha encontrado su camino, pero espero que algún día los italianos estarán orgullosos de haber albergado a los rumanos”.

La idea de la película nació de su amigo el director Cristi Puiu, otro exponente de la llamada nueva ola rumana, que ha coproducido Francesca. Para la preparación de la cinta, hizo una investigación de la cual supo que en Verona existen 1.700 compañías dirigidas por rumanos y que en Italia viven 1.400.000 rumanos. “Sólo los casos más graves son noticia, pero no se puede condenar a 1.400.000 rumanos por los crímenes de 900 personas”.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy