email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

VENECIA 2009 Concurso / Francia

Un Romain Duris digno de la Coppa Volpi en Persécution

por 

Un Romain Duris digno de la Coppa Volpi en Persécution

Cuatro años después de Gabrielle [+lee también:
crítica
tráiler
ficha del filme
]
(gracias a la cual su protagonista, Isabelle Huppert, ganó un León de Oro especial), Patrice Chéreau vuelve a competir en Venecia con Persécution [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
. Esta película, si bien no repite el milagro de Son frère (la gran obra maestra del autor), logra sin embargo compensar el excesivo intelectualismo con algunas páginas dolorosas y de gran intensidad.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

El dolor es el protagonista del filme: Daniel, interpretado por un sufridor Romain Duris, que se ha convertido en uno de los máximos favoritos a la Coppa Volpi al mejor actor. Sin embargo, le dicen, “tienes todo a la alcance de tus manos”. Tiene un empleo bien remunerado como restaurador de inmuebles y una mujer, Sonia (Charlotte Gainsbourg), que ama y que lo ama. A pesar de todo, Daniel “tiene la mirada pérfida” de quien siente resentimiento por todo el mundo. Un conjunto febril de tensiones, rabias, rencores lo agobian, aunque Daniel no es malo, y cada semana visita a los pacientes de una casa de reposo, quizás para expiar una culpa del pasado.

A primera vista, el perseguido parece ser él, a partir del momento en que un loco (Jean Hugues Anglade) se introduce en la casa que está restaurando, duerme desnudo en la cama que cree suya, le declara su amor. ¿Y si en cambio Daniel, más o menos inconscientemente, fuese el perseguidor? De Sonia, por ejemplo, a quién impone una relación atormentada y problemática, visto que él “no puede amar sin tener miedo”.

Basado en largos y densos diálogos obra del guionista Anne-Louis Trividic (que trabaja con el realizador por cuarta ocasión), Chéreau esboza el retrato de un hombre que busca un punto de referencia en su dolor, sintiéndose dividido –explica Duris- “entre la voluntad de dar amor, y la incapacidad de comprender el amor que recibe".

Un personaje problemático, dual, en constante construcción (de sí mismo y de la relación con los otros) como las obras donde trabaja. Y este universo psicológico fuera de lugar y cambiante es el centro de la película: lástima que Chéreau – que ya supo describir, lejos de los estereotipos, complejas psicologías masculinas – no siempre evite el riesgo de una construcción cerebral que se dirige más a la cabeza que al corazón. Pero es innegable la fascinación de algunos momentos (sobre todo la escena del accidente de moto, episodio revelador y con un gran simbolismo), ni se discute el talento figurativo de Chéreau (la refinada fotografía, a menudo nocturna, es de Yves Cape, en Venecia también con White Material [+lee también:
crítica
tráiler
ficha del filme
]
de Claire Denis), y la intensidad del fin, al mismo tiempo dramático y abierto a la esperanza, mientras que los abrazos destrozados de los protagonistas se desvanecen sobre las notas devorantes de Mysteries of Love, cantada por Antony and the Johnsons.

Persécution, producida por Move Movie con Arte France Cinema y Mars Films, cuenta con MK2 como agente de ventas internacionales.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del italiano)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.