email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

PELÍCULAS Italia

Padres e hijos, dos mundos en colisión

por 

Padres e hijos, dos mundos en colisión

En Todos dicen I love you, de Woody Allen, el joven Scott (Lucas Haas) se da un golpe en la cabeza y se vuelve republicano, para desesperación de sus padres (Alan Alda y Goldie Hawn), demócratas convencidos. Del mismo modo, en Genitori & figli: Agitare bene prima dell'uso [+lee también:
tráiler
ficha de la película
]
, de Giovanni Veronesi, que será distribuida en Italia por Filmauro a partir del 26 de febrero, el pequeño Ettore (Matteo Amata), hijo de los progresistas Silvio Orlando y Luciana Littizzetto, se revela más racista que Hitler. “Los niños respiran la intolerancia que está en el aire como si fuera contaminación”, es la explicación del psicólogo. O quizás las repetidas peleas que llevan los padres a separarse?

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

En la nueva comedia del realizador de Prato, autor de dos éxitos como Manuale d'amore 2 [+lee también:
tráiler
ficha de la película
]
e Italians [+lee también:
tráiler
ficha de la película
]
, entre padres e hijos no hay una confrontación dialéctica, sino un conflicto entre bandas rivales, entre tribus que no hablan la misma lengua. Dos planetas en colisión.

El profesor de italiano Michele Placido no logra hablar sin gritar con su hijo de 18 años, Andrea Facchinetti, que quiere participar en Gran Hermano (¿y qué padre lograría mantener la calma?). Para comprender mejor a su hijo, el profesor hace que sus estudiantes escriban una redacción sobre el tema: “Padres e hijos, instrucciones para el uso”. Será una alumna (Chiara Passarelli), hermana del pequeño nacionalista intolerante Ettore, que sugiere otro título: “Padres e hijos, agitar antes de usar”.

Nina, protagonista y voz que narra la película, nos guía a través de pequeñeces y vulgaridades del día de hoy: adultos demasiado jóvenes, muchachas demasiado maduras, madres frágiles y agobiadas de trabajo, padres ingenuos, niños que han perdido la prudencia típica de aquella edad. Tenemos la desagradable sensación que el realizador, erróneamente designado como el heredero de Mario Monicelli, en vez de sátira haya creado una curiosidad malsana. Para usar las tajantes palabras de la poeta Patrizia Valduga a propósito de una serie de televisión: “…si despojamos a los Simpson de la inteligencia, la ironía, el diafragma expresivo que le dan sentido, nos queda el grado cero de la insignificante e irremediable cotidianidad”. Y esto puede ir en contra de uno de los mayores objetivos del cine, el entretenimiento.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del italiano)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy