email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

CANNES 2010 Competición

Los protagonistas de Hors-La-Loi, sobre el sendero de la guerra

por 

Los protagonistas de Hors-La-Loi, sobre el sendero de la guerra

Precedido por una polémica instrumentalizada por la clase política y atizada por la compleja relación entre Francia y su ex colonia Argelia, Hors-La-Loi [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, de Rachid Bouchareb, ha sido presentada hoy en concurso en el Festival de Cannes. Fresco épico que se desarrolla de 1925 a 1961, el filme, que narra la historia de tres hermanos en el centro de la escalada de violencia que caracterizó la lucha por la independencia de Argelia, se revela muy espectacular (tiroteos, bombas, asesinatos, clandestinidad…). Pero sirve también para recordar (las masacres de Sétif en 1945 y el 17 de octubre de 1961 en París, la guerra de Indochina) sin caer en la mistificación respecto a las estrategias despiadadas del FLN (Frente de Liberación Nacional) argelino y de sus enemigos franceses de La Main Rouge.<.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

“La revolución es un buldózer que destruye todo a su paso”. Abdelkader (Sami Bouajila) es el hermano mayor de una familia de campesinos argelinos que fue expulsada de sus tierras en 1925 y se transfirió a Sétif. Comprometido en la lucha por la independencia, este monje-soldado dispuesto a realizar cualquier sacrificio (“el progreso es una guerra”) alcanza la cumbre de la jerarquía del FLN en Francia. Una ascensión a la cual participa, como ejecutor de los “trabajos sucios”, su hermano Messaoud (Roschdy Zem), antiguo paracaidista al cual la derrota francesa en Indochina le sirvió de escarmiento. El tercer hermano, Saïd (Djamel Debbouze), prefiere trazar su camino como proxeneta, dueño de un cabaret en Pigalle y manager de boxeadores (“en este país, o tienes dinero, o no eres nada”). Manteniendo mal que bien la solidaridad familiar (personificada por su madre), entre el tumulto de la ideología y el fuego de las balas, los tres hermanos van a vivir permanentemente como al borde del precipicio, el de la efervescencia de la Historia de la descolonización.

Filmada en un estilo clásico e interpretada con firmeza por su trío principal, Hors-La-Loi ofrece, más allá de la acción pura, un relato instructivo sobre el arte de la guerra del FLN (“la represión aventaja siempre a la causa del pueblo que quiere liberarse”; “atacar más y más, atacar hasta que el enemigo se desmorone”), y sobre la escalada de los medios utilizados (incluido del lado policial con Bernard Blancan que interpreta a un cazador de “terroristas”). Propaganda y reclutamiento entre los obreros de Renault y en los barrios pobres que rodean París, eliminación del movimiento rival del MNA, colecta del impuesto revolucionario, asesinatos específicos de policías, entregas de armas cada vez más potentes: esta descripción enriquecido con archivos de TV y radio, explica las ambigüedades de la lucha armada. Seguramente menos conmovedora y lograda que Indigènes [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Jean Bréhat
entrevista: Rachid Bouchareb
ficha del filme
]
, el precedente título del cineasta, Hors-La-Loi, coproducida por Francia, Argelia, Bélgica y Túnez, no deja de ser una gran aventura que sale de lo ordinario y que es capaz de seducir a un muy amplio público.

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.