email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

PELÍCULAS Rumanía

Portrait of the Fighter as a Young Man, un ejercicio de entrega en Transilvania

por 

Portrait of the Fighter as a Young Man, un ejercicio de entrega en Transilvania

Portrait of the Fighter as a Young Man, que ha sido presentada en la edición de este año del Festival Internacional de Cine de Transilvania dentro de la sección Romanian Days, se cierra con una dedicatoria “a los que se dedican”. Algo muy apropiado, ya que subraya por un lado el destino ejemplar de los protagonistas y por otro advierte al espectador poco interesado de que la película es muy larga (163 minutos) y monótona para aquellos que no estén interesados específicamente en esta época oscura de la historia de Rumanía.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

El primer largometraje de Constantin Popescu después de película colectiva Tales From the Golden Age [+lee también:
crítica
tráiler
ficha del filme
]
narra la historia de los jóvenes soldados rumanos que componían el grupo dirigido por Ion Gavrila Ogoranu, uno de los líderes más importantes de la resistencia contra el comunismo. Desde 1944 hasta 1957, mantuvo sus posiciones en las montañas Fagaras a pesar del frío, el hambre, las traiciones, las heridas y el cada vez mayor número de ataques aéreos. Junto a sus leales Leu, Brancoveanu, el Profesor y otros, Ogoranu luchó contra la enorme prisión en que los comunistas convirtieron el país. Estos héroes comenzaron un largo y tenso juego del gato y el ratón con el ejército, en el cual tuvieron la ayuda de los campesinos. Su sueño era que algún día llegasen los americanos y liberasen a Rumanía.

Con años de documentación a sus espaldas, la película arroja algo de luz en una parte de la historia de Rumanía que ha sido cuidadosamente ocultada por el régimen comunista. El resultado es muy meritorio, pero quizás era mejor hacer un documental en lugar que una película de ficción. Una larga sucesión de enfrentamientos armados casi idénticos se alterna con momentos de tensa espera, que hace que la película termine pareciendo una mera crónica de los momentos más importantes de la vida de Ogoranu y sus compañeros. Las decisiones del realizador pueden haber aportado profundidad histórica a la cinta, pero al mismo tiempo no permiten que los personajes se conviertan en héroes de cine más allá de ser meras reproducciones de personas reales.

Las largas secuencias de los discursos de los funcionarios de los servicios secretos y de los líderes comunistas crean una distancia aún mayor entre el espectador y la historia. Además, el final deja al público con una pregunta vital a la que, por desgracia, no se da respuesta: “¿Quién era esta gente y por qué luchaban?”. No deja de sorprender que al final de la película se diga que, a pesar de que la documentación realizada ha sido muy exhaustiva, cualquier semejanza con hecho reales es pura coincidencia e involuntaria. Imágenes de archivo del Ogoranu real, que fue arrestado por las autoridades en 1976, cierran la película.

Portrait of the Fighter as a Young Man fue presentada el pasado mes de febrero en la sección Forum de la Berlinale. En abril, se hizo con el premio del público y a la mejor fotografía en el Festival Buchar-EST. Esta producción de Filmex tiene a la francesa Coach 14 como agente de ventas internacionales. Su estreno en Rumanía está fijado para octubre.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy