email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

LOCARNO 2010 Piazza Grande / Francia

Magimel: un abogado previsible

por 

Apenas salido de la facultad de derecho (ya desde aquí empiezan los problemas: el recién licenciado es Benoît Magimel, de 36 años de edad), el joven Léo sueña con convertirse en un notorio abogado penalista. Su mentor –Barbet Schroeder– lo contrata en un importante estudio; allí comprenderá que la rutina, llena de esfuerzo y de «causas perdidas», no tiene nada que ver con las expectativas que tenía del oficio. Un día, sin embargo, sus dotes de príncipe del foro y de la capciosidad convencen a Paul Vanoni (Gilbert Melki), un hombre de negocios turbios llevado a los tribunales, para confiarle la tutela de sus asuntos.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

¿Qué mejor manera para romper moldes y dar el salto definitivo? La duda es breve: son más persuasivos los cuantiosos honorarios; más convincentes los 300 m2 de la casa a la que mudarse con su mujer embarazada (Aïssa Maïga); más embriagador el perfume del éxito. Pero las cosas se complican. Los ríos de dinero se tiñen de rojo y el abogado se ve entre la espada y la pared: por un lado, el cliente de la ecomafia (la prensa italiana presente en Locarno ha recordado Gomorra [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Domenico Procacci
entrevista: Jean Labadie
entrevista: Matteo Garrone
ficha del filme
]
); por otro, la policía que lo persigue. Léo se verá obligado a elegir un bando a medida que a su alrededor se multiplican los disparos y los apuñalamientos.

Los tribunales están llenos de conciencias en crisis y de encrucijadas morales (sobre todo en los de la historia del cine; sirva de ejemplo El abogado del diablo) y el guión es más o menos siempre el mismo. Que las cosas no irán por el camino justo también el espectador lo intuye desde la primera escena, en la que Léo es transportado en una ambulancia con las sirenas puestas hacia el hospital.

Dados los gustos del director y antiguo crítico de los «Cahiers» Cédric Anger (esta es su segunda película, tras Le tueur [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
), solo falta por saber si la voz que narra la parábola de L’avocat [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
es la de Léo muerto, como en El crepúsculo de los dioses. No seremos nosotros quienes lo revelemos, pues se trata del único motivo de suspense de un thriller legal compuesto por 100 minutos previsibles que se adscriben a un género que en Hollywood saben explotar mejor.

Tras su preestreno mundial en la Piazza Grande de Locarlo, esta película producida por Sunrise Films con las ayudas del CNC, de Canal + y de la región Languedoc-Roussillon será estrenada en Francia en enero de 2011 de la mano de Société Nouvelle de Distribution – SND.

(Traducción del italiano)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.