email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

VENECIA 2010 Competición / Francia

Edición extraordinaria: Catherine Deneuve entra en política

por 

Edición extraordinaria: Catherine Deneuve entra en política

Mientras la foto de Catherine Deneuve ataviada con un chándal rosa Adidas de los años 70 da la vuelta al mundo, la prensa que está cubriendo el Festival de Venecia se ha divertido durante la proyección de Potiche [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, una comedia deliciosa y rica de detalles firmada por el versátil François Ozon, que será estrenada el 10 de noviembre en Francia y el 12 en Italia.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Volviendo a los tiempos de Ocho mujeres [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
(2002), que se basaba en una obra teatral de Robert Thomas, Ozon trata el papel de la mujer en la sociedad y la política a partir de otra pieza teatral, muy conocida en Francia, escrita por Pierre Barillet y Jean-Pierre Grédy en 1980. La idea de "Potiche", que en el país galo se refiere a una mujer que vive a la sombra del marido (han recibido este apelativo la señora Chirac y Ségolène Royal), rondaba la cabeza del realizador desde hace tiempo, hasta que se ha decidido a hacer la película, tras darse cuenta de que los lazos con la actualidad eran inmediatos. Aunque la cinta sigue estando ambientada en los años 70 (donde el realizador demuestra su habitual precisión en el vestuario y los decorados), Ozon ha actualizado parte de la acción de esta comedia interpretada en teatro por Jacqueline Maillan, con la cual se han identificado tantas mujeres.

Estamos en el norte de Francia, en Santa Gúdula, en 1977. La ama de casa Suzanne (Deneuve) está casada con Robert Pujol (un extraordinario Fabrice Luchini), el propietario de una fábrica de paraguas fundada por el padre de Suzanne. Mientras la mujer escribe poesías, habla con las ardillas y cuida de los nietos, Robert no deja de ponerle los cuernos con su secretaria y las mujeres que conoce en un bar llamado Badaboum. Los obreros, hartos de las prácticas de Robert, se declaran primero en huelga y luego lo secuestran, lo que obliga a que Suzanne recurra a la ayuda del alcalde comunista Maurice Babin (Gérard Depardieu), que es además un antiguo novio suyo.

Tras la liberación, Robert sufre un infarto y Suzanne se hace junto a sus hijos Paul (Jérémie Renier) y Joëlle (Judith Godrèche) con el control de la fábrica, que consiguen relanzar gracias al entendimiento con los obreros. No cesan los equívocos y las complicaciones, hasta que la nueva empresaria decide entrar en política retando al rivel y amigo Babin, al grito de “¡He dirigido una fábrica, puedo dirigir sin problemas Francia!”.

“Quería subrayar el machismo que hemos rozado durante la campaña electoral de Sarkozy", ha afirmado Ozon a la prensa. Deneuve ha añadido que ha habido momentos de su vida en que ha tenido la impresión de “ser usada sólo por mi aspecto” y que quiere pensar que “una película como ésta puede ayudar a las mujeres a ser mejor reconocidas sobre todo en el ámbito laboral”.

(Traducción del italiano)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.