email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

PELÍCULAS Italia

La Sconfinata giovinezza de Pupi Avati

por 

La Sconfinata giovinezza de Pupi Avati

Para Pupi Avati su película Una sconfinata giovinezza [+lee también:
tráiler
ficha de la película
]
, [una juventud sin límites], «habría debido llamarse Una sconfinata infanzia [una infancia sin límites]: en esta segunda parte de mi vida, siento dentro de mí el niño de 8 años que creía haber oprimido, olvidado”.

El director boloñés, cuyas obras han estado marcadas siempre por una afectuosa nostalgia, se inspiró en sus propios recuerdos (los padres fallecidos en un accidente de tráfico, los juegos “autárquicos” en la provincia emiliana) para crear una historia dolorosa y serena al mismo tiempo, la de Lino (Fabrizio Bentivoglio) y Chicca (Francesca Neri, que trabaja por tercera vez en una película de Avati), dos profesionales bien valorados y felizmente casados: «¿Cómo se dice cuando uno interrumpe a dos personas que están hablando?» Lino trabaja con las palabras, es periodista deportivo, y esta pregunta es la primera señal del Alzheimer que avanza, sin piedad, borrando el corto plazo y el medio plazo y sacando a flote solamente recuerdos de un pasado lejano.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Una forma de retroceso que la película explora alterando los planos temporales, y adivinando sobre todo en los flashback (con la fotografía de Pasquale Rachini) personajes y atmosferas típicas del estilo del director.

«El Alzheimer es la obsesión de los parientes, no de los enfermos», explica el autor, refiriéndose al sufrimiento de quien tiene un familiar que, tarde o temprano, deja de reconocer incluso a sus seres queridos: «No quise especular sobre el dolor, añadiendo desesperación a la desesperación, sino contar cómo, aun siendo terrible, es una enfermedad que puede terminar formando parte de nuestra vida”.

El director solicitó «pudor interpretativo» a sus actores, y lo obtuvo, especialmente de parte de Fabrizio Bentivoglio, en un papel que, en palabras del actor, «es un regalo, pero al mismo tiempo un desafío. Esta película puede ser interpretada como una fábula para niños: Chicca y Lino se adoran, pero no tuvieron hijos... hasta que Lino se comporta como un niño, y Chicca se ocupa del hijo que nunca tuvo” .

Una lectura casi «poética», al igual que la de Francesca Neri, que ve en la película «un sentido de esperanza, de amor conyugal que se vuelve materno».

Temas importantes, «en contracorriente respecto al cine italiano actual», explica Avati, que parece haber digerido la exclusión de la película del concurso del Festival de Venecia (la polémica dio mucho que hablar en los periódicos en agosto), pero en compensación deja traslucir una cierta vena polémica hablando de la «prudencia de la distribuidora 01»: las (únicas, da por entendido el realizador) 200 copias que se distribuirán demostrarían poca confianza en el potencial de la película.

Una sconfinata giovinezza, producida por Antonio Avati para Duea Film junto a Rai Cinema, se estrenará en las salas italianas el 8 de octubre.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del italiano)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy