email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

CANNES 2012 Competición

Like someone in love: The Grandfather Experience

por 

- Abbas Kiarostami rinde homenaje a Japón en su última película, estrenada en la competición oficial del 65° festival de Cannes

Like someone in love: The Grandfather Experience

El director iraní Abbas Kiarostami vuelve a trabajar con el productor francés Marin Karmitz en Like someone in love [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
. Coproducida por Japón y rodada en Tokio, la cinta cuenta con un reparto exclusivamente nipón y se ha estrenado en la competición oficial del 65° festival de Cannes. Akiko conoce a Watanabe Takashi en Tokio. Ella es una estudiante y él podría ser su abuelo. Ella no sabe nada de él, pero él cree conocerla. Él le abre la puertas de su casa y ella le entrega su cuerpo, pero el servicio que el anciano propone es totalmente diferente. Durante 24 horas evoluciona la relación entre la joven y el hombre que se comporta como si fuese su abuelo adoptivo.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

En Like someone in Love, Kiarostami (ganador de la Palma de Oro en 1997 por El sabor de las cerezas) propone un tipo de girlfriend experience a la inversa. Esta forma de prostitución tiene una dimensión social, incluso afectiva, ya que la chica de compañía actúa como si fuese la novia del cliente. El título evoca ese detalle, además de ser una referencia a la canción de Ella Fitzgerald que acompaña la escena principal de la película. Si bien es cierto que la historia comienza con un desordenado mundo de prostitución poco definido, Kiarostami la neutraliza ágilmente con mucho pudor. Podemos apreciar rápidamente un giro de 360° en la historia, ya que al final será la joven la que se beneficie de la bondad del hombre, que se comportará como un abuelo para darle su servicio. La figura del espejo aparece durante toda la película, sobre todo en la puesta en escena que se construye con una serie de campos/contracampos, utilizados para filmar los dos lados de muchas de las conversaciones. El director utiliza este recurso en innumerables ocasiones para cambiar de escenario: diálogos a uno y otro lado de la mesa de un restaurante, de un callejón al interior de la casa con una ventana como intermediaria, del interior de un coche a la acera, del asiento trasero al delantero... Una vez más, estamos ante una lección de cine que se despliega ante nuestros ojos con planos que son pequeñas joyas de la construcción cinematográfica.

Después de rodar en Italia Copia certificada [+lee también:
crítica
tráiler
ficha del filme
]
, Abbas Kiarostami se ha trasladado para rodar Like someone in love hasta Japón, donde llevaba queriendo hacer una película más de 10 años. Dirigir una película en Japón y en japonés es lo más parecido a hacerlo en Irán para el director. El espectador europeo necesita familiarizarse con un grupo étnico diferente y con una lengua con un sonido desconocido que los subtítulos nos revelan. Se trata, pues, de un experimento que el director ha querido probar y le ha salido bien. Es posible que la película sufra un ligero desequilibrio entre el peso del fondo y la excelencia de la forma. El final destaca ese sentimiento de farsa que no se corresponderá con las expectativas de los espectadores, lo que no impide que habrán sido testigos de una experiencia divertida y sorprendente al mismo tiempo.

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.