email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

CANNES 2012 Un Certain Regard

7 días en La Habana, y otros siete que pasaríamos encantados

por 

- Siete directores con siete puntos de vista distintos pasan un día de la semana cada uno en la capital de Cuba, lanzándonos al unísono en un viaje iniciático

7 días en La Habana, y otros siete que pasaríamos encantados

La película colectiva 7 días en La Habana [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
es una de las aventuras que ha ofrecido este año la sección Un Certain Regard del festival de Cannes. El proyecto consiste en que siete directores de países y estilos bien diferenciados (Benicio Del Toro, Pablo Trapero, Julio Medem, Elia Suleiman, Gaspar Noé, Juan Carlos Tabio y Laurent Cantet, en este orden, coordinados magistralmente por Leonardo Padura) nos hagan descubrir, apropiándose cada uno de un día de la semana y confiriendo continuidad así a la narración, la vida en la capital de Cuba.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Esta fluidez se debe principalmente a que entre cada episodio aparecen elementos comunes que aseguran la transición entre los fragmentos. Así, del lunes en que un joven estadounidense se entrega a la noche cubana y a las hermosas mujeres que la habitan, pasamos a un martes marcado por la mirada de un extranjero hacia hoteles y taxis, música y noche: un Emir Kusturica en plena misión profesional en La Habana, adonde no le ha acompañado su mujer. El miércoles, otro extranjero, esta vez hispano (Daniel Brühl) le hace a una cantante despampanante llamada Cecilia una proposición de ensueño que le asegura carrera profesional y amor. El jueves, Elia Suleiman hace las maletas y va de un lado a otro a la espera de que Fidel acabe su interminable discurso. Solitario, dudoso sobre qué pasillo, qué avenida, qué dirección tomar en el paseo marítimo, el palestino observa a cada una de las personas con que se cruza por La Habana.

Estas siluetas no permanecerán aisladas por mucho tiempo : el viernes acontece una unión sensual prohibida en un trance de l baile que requiere un ritual. De manera igualmente litúrgica Mirta hace cosas en la cocina el sábado, un día antes de que la anciana Marta, por orden precisa de la virgen, organice una ceremonia que acabará inundando el piso de su vecina a la vez que deja el eco en el oído del espectador de los cantos afrocubanos que se suceden en el último día de la semana.

La música es, como no podía ser de otra manera, el principal hilo conductor en una obra colectiva que aunque se muestra coherente dispone en cada uno de sus episodios de rostros, intrigas y motivos a veces inesperados que van desde el tema de la espera hasta la presencia recurrente de unos huevos… 7 días en La Habana es una película rica, poética, calurosa y llena de humor que nos sumerge, durante una semana, en el corazón palpitante de la verdadera Habana.

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.