email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

ESTRENOS Italia

Massimiliano Bruno da un repaso a la mala política en Viva l'Italia

por 

- El 25 de octubre se estrena en Italia su segunda película como director tras Nessuno mi può giudicare, en la que retrata la vulgaridad de la clase dirigente

Massimiliano Bruno da un repaso a la mala política en Viva l'Italia

"Es necesario hacer comedias, no solo del tipo que hemos visto en estos últimos veinte años". Esta frase, pronunciada por el guionista de obras tan ligeras como Notte prima degli esami [+lee también:
tráiler
ficha de la película
]
y Maschi contro femmine [+lee también:
crítica
tráiler
making of
ficha de la película
]
, da la impresión de anunciar un cambio de horizontes. En su esperadísimo segundo largometraje, Viva l'Italia [+lee también:
tráiler
ficha de la película
]
, Massimiliano Bruno, autor de la taquillera Nessuno mi può giudicare [+lee también:
tráiler
ficha de la película
]
, toma precisamente el camino del compromiso, sin alejarse de la carcajada: "Este viraje toma el rumbo de la tradición del cine italiano de la que forman parte obras como La gran guerra y La escapada", ha afirmado Bruno en la presentación en Roma de su película. "La comedia debe contar la vulgaridad de este país y de su clase dirigente. No hablar de ello es de pasotas".

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)
series serie

La premisa de la película es fascinante: Michele Spagnolo (Michele Placido) es un senador corrupto postrado en la cama un día en que debe recomendar a una corista para la televisión. Su malestar le afecta a la parte del cerebro que controla la inhibición, así que, de pronto, el político empieza a decir la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad en todos los asuntos que toca, convirtiéndose en una bomba de relojería tanto para sí mismo como para su familia y su partido. A su cabecera acuden entonces sus tres hijos: Valerio (Alessandro Gassman), un inútil que consiguió ser alguien en la vida gracias a la influencia de su padre; Susanna (Ambra Angiolini), actriz de poca monda enchufada en las altas esferas a pesar de su pésima dicción, y Riccardo (Raoul Bova, protagonista de Nessuno mi puògiudicare), un médico honrado y comprometido socialmente que no habla con el padre desde hace años. Cada uno se enfrentará a sí mismo, experimentará un cambio y ninguno terminará saliendo ganador del encuentro.

La película de Bruno vuelve a temas que la comedia italiana ya ha abordado recientemente: las recomendaciones alejadas de cualquier tipo de mérito (C'è chi dice no [+lee también:
crítica
tráiler
ficha de la película
]
, de Giambattista Avellino) o la fuga de cerebros y el talento desperdiciado (Workers, de Lorenzo Vignolo, y Tutti i santi giorni [+lee también:
tráiler
ficha de la película
]
, de Paolo Virzì). La cinta que nos ocupa añade al cóctel la inmoralidad y la oxidación de una clase política que entre enchufes y fiestas con prostitutas no sigue nada más que el propio interés. Para el espectador más adulto e informado, el cuadro no sorprenderá: da la impresión de que todo lo que sale en la pantalla ya se ha visto. El objetivo, sin embargo, es otro: "La película está dirigida a los jóvenes; muchos de ellos no leen los periódicos diariamente. El mensaje de la cinta es que necesitamos propuestas, no solo denunciar la situación. A la espera de las próximas elecciones, es importante informarse bien antes de votar", dice Bruno. En cuanto al oportunismo, un tanto marcado, de una comedia de este tipo, admite que "esta tendría que haber sido mi primera película, pero era complicado. De todas formas, he comprobado que en dos años las cosas no han cambiado mucho".

Fulvio y Federica Lucisano producen para Rai Cinema. Viva l'Italia se estrena en Italia el 25 de octubre en 500 salas. Distribuye 01.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del italiano)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy