email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

SEVILLA 2013

El futuro: de fiesta a través del tiempo

por 

- La ópera prima de Luis López Carrasco, presentada en la pasada edición del Festival de Locarno, mira al presente a través de los fragmentos del pasado

El futuro: de fiesta a través del tiempo

¿Qué es el presente si se coloca el punto de vista en el pasado? ¿Es el futuro, o es otra cosa totalmente diferente? Luis López Carrasco, cofundador del colectivo audiovisual Los Hijos, se lanza en solitario tras la cámara para intentar responder esta pregunta. El futuro [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, su ópera prima, se presentó en la pasada edición de Locarno, en el ciclo fuera de concurso Signs of Life, y se muestra por primera vez en España durante el Festival de Cine Europeo de Sevilla. La rompedora mirada de López Carrasco se fija en el presente -¿o en esa otra cosa totalmente diferente?- a través de imágenes, canciones y fragmentos del pasado. 

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

El futuro recrea nada más y nada menos que a un grupo de amigos en una noche de fiesta en plena década de los 80. Lo hace, sin embargo, a través de una mirada documental y experimental, y desde la distancia, sin que podamos escuchar todo lo que dicen sus asistentes por culpa de una conveniente música de la época. En esas noches, la sociedad española descubría la libertad tras las interminables décadas del franquismo. La juventud, deseosa de romper con todo lo anterior y experimentar todo lo que estaba por venir, protagonizó movimientos como la movida, tanto en Madrid como, a su manera, en cualquier otra zona del país. López Carrasco se fija en esos jóvenes, de vivos atuendos e intenciones, que hablan de los americanos, de la droga, de los microondas y las abuelas, de ETA, de las manifestaciones, o de pintarle los labios a los guardias civiles; y que derriban tabúes con total naturalidad.

El futuro experimenta, en 16 mm, con lo que retrata, sin permitir que la narrativa convencional se apodere de ella, y transmitiendo su significado a través de su forma de ser. La película se abre con el discurso de Felipe González tras su triunfo en las elecciones del 1982, y contiene rupturas en su transcurso que la conectan con el pasado, el futuro y, finalmente, la ausencia de todo, ya sea tiempo, espacio o incluso luz. El de El futuro es un retrato social, un retrato de la conexión entre una época de esperanza y otra, la actual, de más bien todo lo contrario; una fotografía de una destrucción, o si se quiere, de algo totalmente diferente.

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.