email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

EDITORIAL

Los derechos de autor de nuevo en el punto de mira

por 

Los derechos de autor de nuevo en el punto de mira

El 5 de diciembre de 2012, el debate de orientación sobre los derechos de autor organizado por la Comisión Europea había suscitado una gran inquietud entre los creadores europeos que expresaron sus dudas a través de nuestra petición, cuyo objetivo es exigir a Europa que apoye a sus creadores y que preserve los derechos de autor. Justo un año después, la Comisión reincide con una consulta pública acerca de la revisión de las normas europeas en materia de derechos de autor.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Abierta hasta el 5 de marzo, esta consulta pone de nuevo a los derechos de autor en el punto de mira. A través de un documento de 36 páginas, redactado únicamente en inglés, que explica detalladamente 80 cuestiones heteróclitas a cuál más jurídica y teórica que se orientan peligrosamente hacia el debilitamiento de los derechos de autor, la Comisión no tiene en cuenta los trabajos, las reflexiones y las decisiones de justicia que se han dado a conocer desde hace un año.    

Muchas organizaciones profesionales del cine y de la televisión se han implicado en el proceso de diálogo “Licences for Europe” que ha seguido los trabajos sobre la distribución on-line de las obras audiovisuales en la Unión Europea (libro verde de julio de 2011, resolución del Parlamento Europeo de septiembre de 2012) y han contribuido activamente en explicar el funcionamiento de los mercados europeos del cine, de la televisión y de los nuevos medios de comunicación. A pesar de esto, el documento de consulta ignora todo lo anterior y recoge la antigua y manida percepción de los derechos de autor como un obstáculo para la disponibilidad de las obras en Europa que impediría a los servicios on-line que se desplegaran en todo el territorio europeo.

El despliegue de los servicios on-line por territorio o por zona lingüística refleja las decisiones estratégicas de las plataformas con respecto a los mercados marcados por una fragmentación lingüística y grandes diferencias culturales sin relación alguna con los derechos de autor. Pero, sobre todo, no se entiende cómo las diferencias persistentes en materia de derechos de autor, particularmente referente a las excepciones, pueden tener algún impacto sobre la puesta a disposición del público de las obras.

Todos los profesionales europeos del sector cinematográfico y del sector audiovisual saben que la simple disponibilidad de una obra no permite asegurarles una audiencia y muchos de ellos luchan cada día para garantizar la promoción, la visibilidad y la accesibilidad de las obras en las que han colaborado, en medio de una oferta abundante, competitiva y continuamente renovada.

Hoy en día, los derechos de autor siguen siendo la única herramienta que permite trazar, controlar y monetizar las obras que son cada vez mas difíciles de financiar y  de rentabilizar. Es también la única herramienta que permite a los autores, cuando consiguen guardar el control, constituir un patrimonio que les garantice una independencia económica y una libertad para crear obras nuevas que no sean puros encargos o una repetición de fórmulas supuestamente ganadoras.   

La fuerza de Europa y su creatividad están en juego. Por eso, de una forma poco habitual, ya que normalmente nuestro papel como organización profesional es contestar a este tipo de consultas, pedimos a todos y cada uno que contesten individualmente a este cuestionario. Los oponentes de los derechos de autor se han apoderado del debate en las redes sociales y ya han mandado miles de contribuciones a la Comisión, que parece ahora estar muy sorprendida de haber provocado tan torpemente un tsunami (del que, además, deberá ocuparse).

El único aspecto positivo es que, después de la cantidad de cuestiones orientadas hacia la puesta en tela de juicio del ámbito, de la duración y del respecto de los derechos de autor, algunas cuestiones tratan temas importantes para los autores, como la necesidad de una remuneración justa y equitativa para la explotación de las obras, la necesidad de prácticas contractuales más sanas y la copia privada.  

Si necesita ayuda para responder al cuestionario, póngase en contacto con sus organizaciones profesionales que, como la SAA, podrán guiarle en este laberinto de preguntas. También le animamos a que firme la petición lanzada por Creators for Europe para defender sus derechos y la cultura cinematográfica europea. ¡Haga oír su voz!

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy