email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

PELÍCULAS República Checa

Fair Play: Los héroes morales del pasado reciente

por 

- El tercer largometraje de Andrea Sedláčková prosigue la exitosa senda del cine checo de los últimos años con una oda a los héroes morales durante la etapa comunista del país

Fair Play: Los héroes morales del pasado reciente
Fair Play, de Andrea Sedláčková

Andrea Sedláčková prosigue su trayectoria tras la cámara tras los elogios de crítica y público y el éxito cosechado dentro y fuera de las fronteras de la República Checa con sus dos primeros largometrajes: In the Shadow [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
 y Burning Bush [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
. Su nuevo trabajo, Fair Play [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, también se apoya en el marco de la etapa socialista; no obstante, compite con los dos títulos anteriores en lo que a la calidad se refiere. Una de las corrientes más persistentes del cine checo reciente es el retrato de los tiempos no muy lejanos de la era comunista del país, en los que se presentan con carácter heroico personajes que pudieron enfrentarse al régimen, a costa de una pérdida en su calidad de vida o, incluso, de su muerte.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Fair Play aborda el dopaje en el deporte y el dilema de la emigración. Abandonar un país es un asunto bien conocido para Andrea Sedláčková, quien dejó la República Checa en 1988 y lleva desde entonces viviendo alternativamente en Praga y Francia. Es conocida por haber dirigido películas para la televisión checa y por su labor como montadora en Francia (donde fue nominada al César al mejor montaje por Welcome [+lee también:
crítica
tráiler
making of
entrevista: Philippe Lioret
ficha del filme
]
). Autora asimismo del guion, Sedláčková se centra, en su nueva película, en el tema, poco habitual, de los programas estatales de dopaje de atletas, puestos en práctica para que los regímenes totalitarios del bloque soviético hicieran gala de bienestar mediante el rendimiento de sus deportistas.

Anna (interpretada por la prometedora estrella eslovaca Judit Bárdos) pelea por poder clasificarse para los Juegos Olímpicos de Los Ángeles. La joven se entrena día tras día bajo el ojo supervisor de su preparador (encarnado por el actor eslovaco Roman Luknár), hasta que gente de las altas esferas políticas descubren su talento y deciden acelerar su carrera. Así es como Anna entra a formar parte de un proyecto de investigación de esteroides anabolizantes ilegales auspiciado por el estado. La atleta no tardará en darse cuenta de lo que de verdad ocurre cuando empiece a padecer los efectos negativos para su salud que tiene la ingesta de tales productos. Su elección moral pasa por tratar de ganar una medalla olímpica sin hacer uso de sustancias ilegales, decisión que chocará con las previsiones de sus superiores y pondrá en riesgo la carrera de Anna.

La segunda trama de la cinta juega con la idea de la inmigración a través de la mirada de la madre de la protagonista (a quien da vida la actriz checa Aňa Geislerová). Su marido las dejó solas y debiendo afrontar las consecuencias de su huida, entre las que, por ejemplo, se encuentra que la madre no pueda encontrar otro trabajo que no sea de chica de la limpieza. Con todo, ella no quiere que su hija tenga el mismo destino y ve su participación en los Juegos Olímpicos como la ocasión para emigrar. La sorpresa se mantiene a lo largo de ambas subtramas: Anna se enamora, lo que le hace olvidar la posibilidad de emigrar durante un tiempo, a la vez que la madre sigue echando una mano a los disidentes, atrayendo para sí la atención de los servicios secretos.

Sedláčková firma aquí un guion bien estructurado y equilibrado y demuestra su talento a la hora de desarrollar a los personajes. La historia y el asunto que trata no son, sin embargo, los únicos elementos dignos de elogio en la cinta. Relatar una historia con un trasfondo histórico distinto al actual supone siempre un reto para los directores de fotografía. En este caso, Jan Baset Střítežský (responsable de la fotografía de La casa [+lee también:
tráiler
entrevista: Zuzana Liová
ficha del filme
]
, de Zuzana Liová, y de Alois Nebel [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, de Tomás Luňák) opta por imágenes con menor saturación y una luz más tenue, en comparación con el derroche de color de Tender Waves [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, de Jiří Vejdělek, invocando, así, una nostalgia que da poco espacio a la alegría. Habida cuenta de la poderosa trama de Fair Play y de su impresionante ejecución en la pantalla, no cabe duda de que la cinta seguirá los exitosos pasos de In the Shadow y Burning Bush.

Fair Play es una coproducción entre la República Checa, Eslovaquia y Alemania, a través de Negativ Film en coproducción con Departures Film y Arina Film. La distribuirán Falcon en la República Checa y Saturn en Eslovaquia. 

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.