email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

PRODUCCIÓN España

Álex de la Iglesia nos invita a vivir Mi gran noche

por 

- Comienza el rodaje de una de las películas españolas con más expectación del año, que supone el regreso al cine del cantante Raphael

Álex de la Iglesia nos invita a vivir Mi gran noche
El director Álex de la Iglesia

Mi gran noche es una de esas canciones infalibles a la hora de animar fiestas y karaokes. Su intérprete es el cantante melódico Raphael, responsable también de la que dio título a un film previo de Álex de la Iglesia: Balada triste de trompeta [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Álex de la Iglesia
ficha de la película
]
. Ahora, la colaboración entre el artista andaluz y el cineasta vasco será mucho más intensa en la película que con el mismo título del referido tema musical arranca en Madrid, producida por Enrique Cerezo y Telefónica Studios, con el apoyo del Ministerio de Cultura, Canal+ y Televisión Española.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Raphael, que encarnará a un cruel divo, estará secundado en esta comedia excéntrica por la troupe de Álex de la Iglesia: Mario Casas, Terele Pávez, Carlos Areces, Enrique Villén, Santiago Segura, Hugo Silva y Carolina Bang. Todos ellos se verán involucrados en una trama –dominada por la falsedad y la confusión– que transcurre en pleno verano y en un estudio de televisión, donde se graba uno de esos programas festivos que se emiten en Nochevieja.

Con Mi gran noche [+lee también:
crítica
tráiler
ficha de la película
]
el director de Muertos de risa pretende liberarnos del miserable mundo actual y llevarnos a una realidad paralela donde desahogarnos y gozar porque “la comedia es el ácido que disuelve ese dolor impuesto por la razón dominante. Esta película será un espejo que deforme la realidad, alterándola para así hacerla reconocible”, afirma el realizador. 

Asimismo, según De la Iglesia, la cinta será “un torbellino de diálogos acelerados en secuencias que parezcan números musicales, de ritmo frenético donde el público se sentirá sobrepasado. La cámara no parará quieta, moviéndose como un personaje más, intentando atrapar esa sensación de tiovivo grotesco. Un parque de atracciones habitado por monstruos y payasos crueles. Un inmenso ritual dionisíaco donde los espectadores se descubrirán a sí mismos como parte de la pantomima”.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy