email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

BLACK NIGHTS 2015 Competición Óperas primas

Staying Alive: cómo sobrevivir a una depresión

por 

- En su ópera prima, la cineasta noruega Charlotte Blom nos ofrece una comedia agridulce que retrata el viaje de una mujer que, tras una ruptura amorosa, intenta dar comienzo a una nueva vida y redescubrirse a sí misma

Staying Alive: cómo sobrevivir a una depresión

Staying Alive [+lee también:
tráiler
entrevista: Charlotte Blom
ficha del filme
]
, titulada así en honor a la famosa canción de los Bee Gees, es la primera película de la directora noruega Charlotte Blom, una comedia familiar poco convencional que trata de las consecuencias de una ruptura y muestra las luces y sombras de empezar de cero. Tras dirigir varios cortometrajes experimentales, Blom decide tomar un nuevo rumbo en su debut. La película, producida por Synnøve Hørsdal para Maipo Film y distribuida por Nordisk Film Distribusjon AS, se ha proyectado en la competición principal de la 19.ª edición del Black Nights Film Festival de Tallin (del 13 al 29 de noviembre).

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)
LIM Internal

A primera vista, Marianne (Agnes Kittelsen) y Håkon (Anders Baasmo Christiansen) parecen tener una relación sólida y encantadora. Están hechos el uno para el otro. Por un lado, Marianne es despreocupada, divertida y siempre intenta ver el lado positivo de las cosas. Por otro, Håkon es el que aporta estabilidad y responsabilidad a la relación. Llevan una vida feliz y sencilla en un tranquilo barrio de Oslo, cuidan de sus hijos, salen a cenar con amigos y disfrutan estando los dos juntos. Al menos eso es lo que parece. Todo cambia cuando Marianne descubre que su pareja, a la que tenía en alta estima, tiene una aventura con una compañera de trabajo. Este descubrimiento desola por completo a Marianne y hace que se replantee totalmente su relación. Tras el shock emocional inicial y la posterior discusión, ella está dispuesta a perdonarlo. Sin embargo, Håkon ya había tomado una decisión y decide continuar la relación con su amante. Es en este momento cuando Marianne se ve obligada a afrontar una profunda depresión y crisis personal con el único apoyo de sus despreocupados padres y su mejor amiga, Kristin (Linn Skåber).

En palabras de la misma directora (leer la entrevista), "una ruptura no es algo divertido". Aun así, Blom es capaz de abordar el tema desde una perspectiva clara y sensata, en la que los elementos humorísticos del film nunca prevalecen por encima de las situaciones delicadas y dolorosas. Sin lugar a dudas, Staying Alive es una comedia atípica que logra establecer un equilibrio perfecto en su carga dramática y que ilustra bien las dificultades a las que se enfrenta una mujer que intenta adaptarse a una nueva vida y redescubrirse tras una relación de quince años. Los espectadores acompañamos a Marianne durante todo el proceso de ruptura, que naturalmente implica situaciones tristes y de sufrimiento, pero también momentos hilarantes de inmadurez y autoafirmación. La música (con temas de los Bee Gees, Marvin Gaye y Johnny Logan, por nombrar solo a algunos) juega un papel clave en la narrativa, ya que pretende reflejar los temas principales de la película. Sin embargo, lo que da forma a la película es el virtuosismo de sus diálogos, que construye toda una historia que entusiasmará tanto a los festivales como a las salas de cine.

(Traducción del inglés por David Jiménez Santonja)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.