email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

MOSCÚ 2017

Darkland: una historia de venganza violenta y fascinante

por 

- Fenar Ahmad muestra en su thriller, presentado en el festival internacional de cine de Moscú, dos caras bien distintas de la sociedad danesa

Darkland: una historia de venganza violenta y fascinante

La competición oficial del festival internacional de cine de Moscú, celebrado entre los días 22 y 29 de junio, albergó la presentación del apasionante thriller Darkland [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
. Que lo nuevo del danés Fenar Ahmad no compareciera entre los ganadores del certamen no quitó que no lograra algo que, para muchos directores y productores, resulta más atractivo que un trofeo: la atención del público. La cinta cuenta una historia de venganza violenta y fascinante a lomos de un cirujano que se convierte en vigilante con el propósito de saldar las cuentas abiertas con la muerte de su hermano.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Zaid (convincente y físico Dar Salim) es un cirujano de corazón que aparentemente lo tiene todo: respeto, amor y dinero. Ahmad se toma su tiempo para mostrar al público las habilidades del protagonista en urgencias, su vida feliz junto a su novia embarazada, Stine (Stine Fischer Christensen), y su lujoso piso en la espectacular urbanización Gemini en Copenhague. El público, sin embargo, sabe desde la primera secuencia, en la que un criminal de Oriente Medio trata de robar un banco, que el mundo aparentemente perfecto de Zaid va a verse amenazado por fuerzas externas. La muerte de su hermano pequeño en el fracasado robo del banco hundirá a Zaid en las turbias aguas de la violencia y la venganza.

El guion, obra del propio Ahmad y de Adam August, siembra con eficacia una pregunta en la cabeza del espectador: ¿hasta dónde irá Zaid en su sed de venganza? ¿Y cuánto está dispuesto a sacrificar en sus violentas escapadas por las oscuras tierras del crimen y los homicidios? Desde el principio mismos sabemos que la mente de Zaid está perturbada por la muerte de su hermano y que solo hay una cosa que podría permitirle ver las cosas con claridad de nuevo: la muerte del criminal y asesino vicioso e impredecible Semion (un desquiciado Ali Sivandi). Protagonista y antagonista conforman una de las parejas de adversarios más atractivas del cine negro europeo y, cómo no, dejarán un reguero sangriento (y ardiente a veces) de cadáveres a su paso.

Aunque el ojo de Ahmad está particularmente dotado para la acción, el espectáculo y las peleas, la historia cuenta con subtramas más relevantes y estimulantes. Zaid, hijo de inmigrantes iraquíes que vino a Dinamarca hace 30 años, es el perfecto ejemplo de integración y la prueba de que los inmigrantes pueden escalar hasta los niveles más altos de éxito y apreciación en la sociedad danesa. Sin embargo, a Zaid lo rodean historias menos exitosas, ejemplo emblemático de las cuales es la de su hermano Yasin (Anis Alobaidi). Ahmad se demora a menudo para mostrar los contrastes con la vida de Zaid, trazando así un mapa en que la ghettización de inmigrantes resulta obvia: Zaid vivirá en uno de las zonas de Copenhague más vistosas pero por cada Zaid hay miles de compañeros que han de hacer frente a condiciones mucho menos espectaculares.

Aun siendo claro que estos temas sociales son importantes para el director, el público internacional recordará y apreciará, sobre todo, las secuencias de acción, excelentes y, en ocasiones, devastadoras. Ayudado por el impresionante trabajo de fotografía de Kasper Tuxen, Ahmad navega con facilidad por los diferentes espacios de la historia, desde el inmaculado hospital en que Zaid salva vidas hasta los sórdidos callejones y los apretados pisos de los camellos en que acaba con ellas. Hasta los motivos del protagonistas lo convierten en algo parecido a un antihéroe; tal es su determinación por la venganza, aun a costa de su carrera, su familia y, en última instancia, su vida. El público, sin duda, lo acompañará en su violento y sangriento periplo.

Darkland es una producción de la danesa Profile Pictures. De sus derechos internacionales se encarga TrustNordisk.

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.