email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

VENECIA 2017 Jornadas de los Autores

Roma, capital de Il contagio

por 

- VENECIA 2017: Matteo Botrugno y Daniele Coluccini adaptan la novela de Walter Siti para exponer un mosaico de vidas periféricas donde la codicia lleva a todos al infierno

Roma, capital de Il contagio
Maurizio Tesei y Nuccio Siano en Il contagio

Está producida por la misma empresa que produjo Non essere cattivo [+lee también:
crítica
tráiler
ficha de la película
]
(Kimerafilm) y, como la buena película de Claudio Caligari, aborda el destino de dos hombres de la periferia, separados por decisiones contrapuestas. Sigue el filón de los retratos de la marginalidad romana contaminada por el crimen, pequeño y grande, centrándose, sin embargo, en la humanidad de las personas que la pueblan (entre los ejemplos más recientes del cine italiano en este sentido, citamos Cuori puri [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Roberto De Paolis
ficha de la película
]
y Fortunata [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Sergio Castellitto
ficha de la película
]
). Hablamos del último trabajo de la pareja artística que forman Matteo Botrugno y Daniele Coluccini,que ya en 2010 se sumergieron con éxito en los suburbios capitalinos con Et in terra pax. Y es justo en las Jornadas de los Autores de Venecia, donde arrancaron su periplo, adonde los cineastas regresan con su segundo largometraje, Il contagio [+lee también:
tráiler
entrevista: Matteo Botrugno, Daniele C…
ficha de la película
]
.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)
series serie

Puede verse de formas diversas este largometraje, adaptado de la novela homónima de Walter Siti: como una historia de amor (o varias historias de amor), como el relato de una amistad trágica, como un mosaico de vidas en la periferia o incluso como el retrato de un sotobosque de chanchulleros sin escrúpulos que se sirve justamente de esas poblaciones marginales para llenarse los bolsillos y subir en la escalera social. Sin embargo, también es la historia de una decisión: ¿quedarse y permanecer entre los últimos o largarse y vender de paso el alma al diablo? En la primera parte del film, estamos en una comunidad vecinal popular que se nos presenta como una colmena poblada de individuos, acentos diferentes e historias de todo tipo. Entre ellos, hay dos parejas, las que forman Mauro y Simona (Maurizio Tesei y Giulia Bevilacqua) y Marcello y Chiara (Vinicio Marchioni y Anna Foglietta); hay un escritor, Walter (Vincenzo Salemme, en un inédito papel dramático), amante secreto y apoyo económico de Marcelo, además de voz narradora de la cinta. La vida transcurre entre cotilleos, espacios reducidos y partidos de fútbol; también entre arreglos de cuentas, atracos y traiciones: un fresco variopinto de gente sencilla que sale adelante como puede y trata de quererse un poco.

A mitad de metraje, empieza otro relato. Saltamos tres años en el tiempo y la trama se concentra en uno de ellos, Mauro, que de pequeño traficaba con droga y ahora, después de dar el salto, ha entrado en el “negocio” de las cooperativas que asisten a los inmigrantes llenándose de paso los bolsillos con fondos públicos. Lo seguimos en su descenso a los infiernos, desde su bonito piso en el centro de Roma, con el rostro deformado por el abuso de cocaína y un pasado que no deja de llamar a su puerta bajo la forma de un Marcello desesperado y hasta el cuello de deudas que viene a pedirle ayuda. Los directores (autores asimismo del guion con Nuccio Siano, que ya había adaptado el libro de Siti para teatro) optan por separar netamente las dos partes del film hasta en lo visual. Los colores cálidos de la periferia contrastan con la fría luz de la ciudad, los vicios burgueses se alzan sobre el amor y la amistad y un vortiginoso plano secuencia acompaña a Mauro en su caída, en una larga escena en una fiesta de beneficencia de contornos bastante oscuros en la que se revela la destreza de los directores a la hora de dictar los movimientos de la cámara.

Despreciar las propias raíces, perderse en pro de falsos ideales, sacrificar los vínculos más puros en nombre del dinero: sobre este enorme paso en falso que comete Mauro acaban convergiendo todas las líneas narrativas de la película, mientras que otras se pierden junto con tantos otros personajes que animaban la primera parte del metraje. Como trasfondo, aparece una Roma tristemente actual en la que la corrupción es como una enfermedad que infecta el alma y mezcla factótums, asesores, especuladores, ignorantes, arribistas, pequeños delincuentes y grandes estafadores, el “mundo de arriba” y el “mundo de abajo” de que tanto se habla en las crónicas recientes y que el cine italiano sigue retratando con convicción y con el que sigue apasionando a su público.

True Colours es la agencia de ventas de Il contagio, una producción de Kimerafilm con Rai Cinema, da Notorious Pictures, que la estrenará en Italia el 5 de octubre.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del italiano)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy