email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

VENECIA 2017 Fuera de competición

Victoria & Abdul: la ira del Raj británico

por 

- VENECIA 2017: La última comedia del británico Stephen Frears, presentada fuera de concurso en la Mostra, presenta a una Judi Dench en la piel de una reina Victoria gruñona y ordinaria

Victoria & Abdul: la ira del Raj británico
Judi Dench y Ali Fazal en Victoria & Abdul

Fuera de concurso en el festival de cine de Venecia se ha presentado Victoria & Abdul [+lee también:
tráiler
ficha de la película
]
: una comedia de Stephen Frears para todos los públicos sobre la insólita amistad entre la reina de Inglaterra y un clérigo indio en 1887. La reina Victoria, encarnada por Judi Dench, está harta de la vida. Hace ya 30 años que su marido Albert murió y la verdad es que prefiere quedarse en la cama que llevar a cago toda esa letanía de deberes oficiales. Por si su carácter gruñón no bastara, esta reina también es ordinaria y come con los dedos.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Dench ya trabajó anteriormente con Frears en Philomena [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Stephen Frears
ficha de la película
]
(2013) y como reina Victoria en Mrs Brown, una película de John Madden que en 1997 contó su controvertida relación con el sirviente escocés John Brown. Dos décadas más tarde, regresa con una Victoria de cuyo aumento de edad apenas nos damos cuenta.

Sorprendentemente, Frears olvida por Su Majestad las atrocidades que en su nombre se cometen por el mundo, como si la película no pudiera lidiar con el verdadero legado colonial de Victoria. Esto lo hace retratándola como una heroína liberal que traba amistad con gentes de otras culturas. Con semejante premisa, el tono de la película cae inevitablemente en el de la comedia ligera, abandonando por completo los profundos comentarios sociales que sí aparecían en los mejores trabajos de Frears, a saber, La reina [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Andy Harries
entrevista: Stephen Frears
ficha de la película
]
y Mi hermosa lavandería.

La última cuestionable decisión de Victoria en cuanto a su círculo de amistades se refiere provoca un revuelo en la corte porque se trata nada más y nada menos que de un musulmán indio. Abdul (Ali Fazal), un hombre joven, barbudo y aventurero, aparece por primera vez en pantalla rezando con el Taj Mahal de fondo, antes de que lo arranquen de su vida como sacerdote de prisión en la India y lo lleven a oficiar una ceremonia para el monarca por ser el hombre más alto de Agra. Es la primera de toda una serie de tonterías británicas derivadas de la farsa de la realieza.

Para el primer acto, a medida que avanza la relación entre estos dos insólitos compañeros, las bromas se llevan la palma, mayormente por la irónica interpretación del cómico Adeel Akhtar, que interpreta a Mohammed, obligado a volver contra su voluntad a la gélida Inglaterra. Su papel no es sólo el del sarcástico compañero de fatigas de Abdul sino que también sirve como vaso comunicante para el público, explicando cómo los hindúes escriben en sánscrito pero hablan hindi, mientras que los musulmanes de la India hablan Urdu y garabatean en árabe. Cuando la pareja de indios llega al palacio de Buckingham Palace, son como la Isabel y el Fernando de la película, que tanto monta y monta tanto, lanzando comentarios desdeñosos sobre el inglés y señalando la hipocresía y el barbarismo de los colonos.

Ojalá la película hubiera proseguido este camino. Toda vez que la reina Victoria reemplaza a Mohammed como principal compañero de Abdul, la película se vuelve más un ejercicio bobo de méritos con tal de encajar en el 70º aniversario del final del Raj británico. Personajes secundarios de menor enjundia toman la escena, como el hijo Bertie, príncipe de Gales, interpretado con buen gusto por la pantomima por Eddie Izzard, que no quiere otra cosa que mandar a Abdul de vuelta a la India.La película comete otro error fatal aquí al cambiar su punto de vista: si antes lo veíamos todo desde los ojos de Abdul, ahora pasamos a tener la perspectiva, mucho menos interesante, de la cabeza del Imperio Británico.

Universal Pictures International Sales Ltd gestiona las ventas internacionales de esta producción 100% inglesa a cargo de Focus Features, BBC Films, Perfect World Pictures y Cross Street Films.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy