email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

VENECIA 2017 Competición

Mektoub, My Love: Canto Uno, soñar solo

por 

- VENECIA 2017: El esperado regreso de Adellatif Kechiche tras la Palma de Oro La vida de Adèle caldea a fuego lento la competición de Venecia durante más de tres horas

Mektoub, My Love: Canto Uno, soñar solo

Si hay un director que logre sublimar las conversaciones cotidianas sobre relaciones, ese es Abdellatif Kechiche. Quedó de manifiesto tras la proyección de su nuevo film en la competición del Festival de Venecia. Mektoub, My Love: Canto Uno [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
llega más lejos incluso que la Palma de Oro 2013 La vida de Adèle [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Abdellatif Kechiche
ficha del filme
]
, así como la ganadora del premio especial del jurado de Venecia 2007 Cuscús [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Hafsia Herzi
ficha del filme
]
, en la ruptura con la trama para priorizar la construcción de un mundo impulsado por los personajes, resultando en una obra fascinantemente experiencial. De todas las competidoras de Venecia, esta es la que más rebasa los límites de la forma fílmica. 

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Kechiche nos transporta a las playas y bancos de arena de Sète, una ciudad costera en el sur de Francia, donde un grupo de personajes jóvenes y tórridos viven revoluciones sentimentales durante el verano de 1994. La cámara rapaz de Marco Graziaplena resulta tan íntima que llega a romper la cuarta pared, bailando entre la acción como un personaje invisible y voyeurista. Kechiche potencia la vertiente vérité alargando las escenas, esperando a que algo suceda, evitando forzar los acontecimientos. La cámara no deja de investigar, tejiendo hilos entre los personajes, buscando desesperadamente un momento epifánico o quizás una historia. En esa búsqueda, adopta una mirada masculina tan receptiva hacia la forma femenina como Harmony Korine en Spring Breakers, multiplicando los planos culares. 

Nuestro protagonista, Amin (Shaïn Boumédine), es un aspirante a guionista y fotógrafo que viaja desde París a su ciudad natal para pasar el verano. Allí observa la vida, buscando ideas para sus guiones; mantiene la distancia y parece determinado a reprimir sus impulsos. La ausencia de lujuria en un mundo repleto de hormonas crea una curiosidad en Amin que establece una tensión en la cinta, tensión que no nace del melodrama, sino de su torbellino interior. El film se basa libremente en la novela La blessure, la vraie, del autor galo François Bégaudeau, nutriéndose además de los recuerdos autobiográficos del director. Con su metraje de más de tres horas, el ritmo de la película parece inspirarse en el formato de la serie o la novela, usando el tiempo para crear una afinidad con los personajes. Mantener vivo el interés con este ritmo es un don fabuloso y raro, y hasta los momentos de absoluta calma parecen pertinentes. 

Cuando vemos a Amin por primera vez, este observa a sus amigos de la infancia Ophélie (Ophélie Bau) y Tony (Salim Kechiouche) haciendo el amor, un momento único de la película en el que realmente vemos el acto sexual. En un film lleno de repeticiones, el apuesto Amin rechaza numerosas insinuaciones sexuales, pero este complejo personaje también dice a Ophélie que quiere fotografiarla desnuda. El personaje va descubriendo su identidad sexual a medida que se desarrollan sus sentimientos juveniles, y por ello, Mektoub (que significa "destino" en árabe) puede describirse como una historia iniciática. 

Amin se mueve en un mundo sexual. La excelente escena inicial nos lleva de la cama de Ophélie hasta el encuentro con Céline (Lou Luttiau) y Charlotte (Alexia Chardard), dos chicas de Niza que se integran en el círculo de Amin. Durante la película, pasamos todo el tiempo con ellos y con los familiares del protagonista. Es un mundo lleno de vida que retiene nuestra atención, y aunque aparentemente no suceda nada dramático, está claro que la experiencia influye, como hombre y como narrador, a Amin, que se muestra durante toda la película como preso de un hechizo. 

Mektoub, My Love: Canto Uno es una coproducción francesa e italiana producida por Quat’Sous Films, France 2 Cinéma, Pathé Films y Good FilmsPathé International detenta los derechos internacionales.

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.