email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

BERLINALE 2018 Forum

Crítica: Infinite Football

por 

- BERLÍN 2018: El engañoso documental sobre fútbol de Corneliu Porumboiu retrata un relevante debate acerca de una cierta perspectiva de la vida

Crítica: Infinite Football

El director rumano Corneliu Porumboiu parece preferir Cannes para el lanzamiento de sus largometrajes de ficción y Berlinale para sus documentales: cuatro años después de la proyección de su documental ultra minimalista The Second Game [+lee también:
tráiler
ficha de la película
]
en la sección paralela Forum, uno de los grandes nombres de la nueva ola rumana vuelve a disfrutar de un hueco en ella con Infinite Football [+lee también:
tráiler
ficha de la película
]
, un intrigante documental compuesto por varias capas que trata tanto del fútbol como del poseer una perspectiva estoica de la vida.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

El héroe de la película es Laurenţiu Ginghină, un secretario municipal de Vaslui, la ciudad natal dePorumboiu, cuyo pasado "revolucionario" es explorado en la excelente primera película del director, 12:08 Al Este de Bucarest [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Corneliu Porumboiu
entrevista: Daniel Burlac
ficha de la película
]
. Conocemos aGinghină desde la primera escena, en la que el hombre de mediana edad le cuenta al director (quien también aparece en el plano) la historia de cómo un accidente durante un partido de fútbol destruyó tanto su pie como sus sueños en 1986. El evento desafortunado produjo consecuencias a largo plazo en la vida de Ginghină y se convirtió en la raíz de un pasatiempo peculiar: la reinvención del fútbol, con nuevas reglas que podrían convertir al deporte popular en menos violento y más espectacular.

Pero lo que podría parecer en un principio (al menos para un fanático del fútbol) una "herejía", o los cálculos de un hombre cuyo accidente lo dejó incapaz de siquiera acercarse a una pelota, de repente, e inesperadamente, se convierte en algo más. El fútbol es sólo un pretexto para una discusión más relevante sobre el cambio, la adversidad, la perseverancia y la renegociación permanente de lo que es posible y lo que no. Es más bien una perspectiva fresca e inspiradora sobre la vida, una meditación sobre su perfectibilidad, sobre tomar algo malo y convertirlo en bueno.

Con discusiones que pueden cambiar fácilmente desde los superhéroes estadounidenses y los sueños de los inmigrantes hasta los sentidos más profundos de términos cristianos como el "castigo" y el "arrepentimiento", Infinite Football juega con el espectador, provocando una reacción. En este caso, la belleza está de hecho en el ojo del observador: para algunos espectadores menos inclinados a jugar y entender, el documental podría parecer una charla bastante aburrida sobre el fútbol. Pero para muchos otros, la historia de Ginghină y su perspectiva funcional podrían provocar una renegociación de lo que consideramos un hecho en la vida. "Esto es el fútbol", dicen muchos, mientras Ginghină dice, "Bueno, tal vez no lo es." Este punto de vista puede extrapolarse fácilmente a cada aspecto de nuestra existencia, desde lo que damos por hecho hasta lo que consideramos imposible de cambiar.

Infinite Football nos trae a la mente otro reciente documental rumano,Planet Petrila [+lee también:
crítica
tráiler
ficha de la película
]
de Andrei Dăscălescu, en el cual dos hombres muy diferentes, un minero,Cătălin Cenuşă, y un artista,Ion Barbu, luchan contra la decisión aberrante de las autoridades de demoler la mina de carbón en el pueblo de Petrila, algo que ha sido el pilar del pueblo durante siglos. Al ejemplo impresionante de civismo de Cenuşă y Barbu, Ginghină añade una flexible capa filosófica que podría estirarse incluso de manera infinita.

Infinite Football fue producida por 42 KM Film del propio Porumboiu. MK2 Films la está vendiendo internacionalmente y Voodoo Films la distribuirá en Rumanía el 9 de marzo.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés por Joel Dergal)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy