email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

MÁLAGA 2018

Crítica: Las distancias

por 

- Elena Trapé demuestra sobrado riesgo y talento orquestando una reunión de amigos en Berlín, contaminada de mentiras y decepción

Crítica: Las distancias
Miki Esparbé y Alexandra Jiménez en Las distancias

Estrenada mundialmente en la sección oficial a concurso de la 21º edición del Festival de Málaga – Cine en español, Las distancias [+lee también:
tráiler
entrevista: Elena Trapé
ficha del filme
]
es, sin duda, uno de los títulos más interesantes y con más razones para alzarse con su premio gordo: la Biznaga de Oro. Se trata de la segunda película dirigida por Elena Trapé, graduada por la ESCAC, que ya despuntó con su ópera prima, Blog [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, presentada en la sección Zabaltegi del Festival de San Sebastián 2010. Su trayectoria profesional se completa con varios cortometrajes, muchos anuncios publicitarios y el documental Palabras, mapas, secretos y otras cosas, sobre su admirada Isabel Coixet, quien ha apoyado, desde su compañía productora, este más que interesante segundo largometraje de Trapé. 

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Rodado en Berlín, dejando que el frío, la hostilidad y la luz invernal de la ciudad (gran trabajo del director de fotografía Julián Elizalde) impregne cada plano del film, incluso en los numerosos interiores de bares o habitaciones, Las distancias habla de lo que anuncia el título: cómo el tiempo, los kilómetros, las expectativas y las peripecias vitales van alejando a unas personas de otras, en este caso a un grupo de amigos que, en vano, intenta revivir el entusiasmo, la ligereza y la camaradería de los tiempos universitarios, cuando eran una piña sólida, alegre y feliz.

Trapé reúne a un grupo soberbio de actores (Alexandra Jiménez, Bruno Sevilla, María Ribera e Isak Férriz), quienes encarnan a esos colegas de toda la vida –y a la pareja de uno de ellos- que viajan un fin de semana a la capital alemana para darle, como regalo de su 35 cumpleaños, una gran sorpresa a Comas (un también magnífico Miki Esparbé). Pero éste ni es el triunfador que cree aparentar en sus visitas a Barcelona de donde todos provienen ni se entusiasma con el esfuerzo que sus amigos han hecho para visitarle. La fiesta, pues, empieza regular… y va a peor.

Porque la directora y coguionista (junto a Miguel Ibáñez Monroy y Josan Hatero) empieza a quitarle las máscaras a todos y cada uno de sus personajes, dejándoles desnudos frente a sus conflictos, contradicciones y miserias. Nadie se salva en este reencuentro infectado de desencanto y frustración, pero todo ello mostrado con sutileza, con silencios, con miradas y con algunas elipsis más elocuentes y dramáticas que la más gritona de las broncas. El cruel paso del tiempo, las decisiones tomadas, los deseos incumplidos y la crisis vital (y profesional) son otros de los muchos asuntos peliagudos que se exponen en las brillantemente escritas y rodadas escenas de un film que incomoda e inquieta, pues mete el dedo en las dolorosas fisuras de las –quebradizas, frágiles y desencantadas- relaciones personales.

Las distancias es una producción de Coming Soon Films (Marta Ramírez), con la colaboración de Miss Wasabi (Isabel Coixet) y el apoyo de Institut Català de les Empreses Culturals (ICEC), Instituto de la Cinematografía y de las Artes Audiovisuales (ICAA), Radio Televisión Española (RTVE) y Televisió de Catalunya (TV3). De su distribución se encarga Sherlock Films. La italiana True Colours es su agente de ventas internacionales.

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.