email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

PELÍCULAS Reino Unido

Crítica: Funny Cow

por 

- Maxine Peake brilla en el papel de una mujer comediante de los 70 en esta película dirigida por Adrian Shergold

Crítica: Funny Cow
Maxine Peake en Funny Cow

Funny Cow [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
es una apasionante observación de los esfuerzos de una fiel mujer (Maxine Peake) por cambiar su vida mediante su incursión en un mundo dominado por hombres, el de la comedia en vivo. Dirigida por Adrian Shergold y escrita por Tony Pitts, quien interpreta también al marido agresivo de la actriz cómica, la película ocurre en los célebres working men’s clubs (clubes para hombres obreros) y dentro de casas británicas del norte. Tiene una estética y estilo que recuerdan al free cinema y a los dramas de realismo cotidiano de los 60 ambientados en el norte británico, dirigidos por cineastas como Tony Richardson y Karel Reisz.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)
LIM Internal

En el centro de todo, está la sobresaliente actuación de Peake, cuyo personaje se hace llamar “Funny Cow”. La película se originó cuando Peake se encontró con Pitts mientras trabajaban como actores en la obra de James Marsh Red Riding: 1980. Pitts quería escribir una película para Peake y esta le confesó que sentía fascinación por los artistas que trabajaban en el circuito de los working men’s clubs. Peake se encaprichó con realizar tal interpretación. Se muestra al mismo tiempo vulnerable y fuerte cuando es abusada violentamente por su marido. En las escenas de flashback donde somos testigos del abuso que recibía a manos de su padre, la joven Funny Cow es interpretada por Hebe Beardsall. La resistencia que crea contra la violencia se refleja cuando se enfrenta a los preguntones y misóginos mientras actúa en el escenario. La película no huye de los aspectos más violentos del período representado ni intenta hacer a la protagonista más empática, ya que Funny Cow no está exenta de usar material racista u homófobo cuando actúa ante el público.

Fuera de su familia, hay dos hombres importantes en su vida. Está Lenny (Alun Armstrong), un envejecido comediante y una persona muy experimentada; incluso le cuesta escuchar su propio material, haciendo honor al estereotipo del payaso triste. Uno de los pocos momentos que la cámara abandona a Maxine es para seguir a Lenny al frío y húmedo retrete del club. Es el rechazo de Lenny a derrumbarse y ser derrotado lo que inspira a Funny Cow. Además, no muestra desprecio por el deseo de Funny Cow de convertirse en una cómica, incluso cuando las únicas mujeres que actuaban en estos clubes eran strippers o cantantes. Luego está Angus (Paddy Considine, haciendo una interpretación llena de matices), un propietario de una librería que aparenta ser su posible salvador, pero la película es más elegante, condena la masculinidad y, por tanto, no puede dejar que esta mujer sea salvada por alguien que no sea ella misma. A pesar de ser un poco bastante esquemática y albergar algún tipo de cliché ocasional, estamos ante algo muy poderoso. Además, no es nada sorprendente que el veterano director de televisión Adrian Shergold ya se haya movido hacia su siguiente producción protagonizada por una mujer, Cordelia (ver noticia).

Funny Cow es una presentación de POW Films y Moviehouse Entertainment en asociación con Head Gear Films, Metrol Technology y Lipsync. Fue producida por Laughing Girl, en asociación con Gizmo Films y Vexed Pixie. Fue estrenada en Reino Unido el viernes 20 de abril.

(Traducción del inglés por Begoña Carrasco González)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.