email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

CANNES 2018 Un Certain Regard

Crítica: Muere, monstruo, muere

por 

- CANNES 2018: En este thriller fantástico, el argentino Alejandro Fadel mezcla los Andes con cabezas decapitadas, humor y un monstruo lascivo de pesadilla

Crítica: Muere, monstruo, muere

En la cola de la película Muere, monstruo, muere [+lee también:
tráiler
ficha de la película
]
, del argentino Alejandro Fadel, presentada en la sección Un Certain Regard del Festival de Cannes, un espectador mal informado temía encontrarse un monstruo sensiblero como el de La forma del agua. Nada más lejos de la realidad. El monstruo de este thriller de terror fantástico es una bestia inmunda, que ruge, y de cuya cara testicular se abre una boca inmensa y blanda con muchas filas de dientes. La criatura de cola larga, genital y deforme es tan repugnante que parece salida de la peor pesadilla de un demente. La bruma y la oscuridad de las montañas de la provincia de Mendoza, al pie de los Andes, sirven de decorado inquietante y salvaje a una estética de la licuefacción espesa y putrefacta de los cuerpos.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Este relato perturbador, tejido con habilidad, también se basa en la locura y en el miedo (es el segundo largometraje de Fadel como director después de Los salvajes [+lee también:
tráiler
ficha de la película
]
, ambientada en una región montañosa y presentada en la Semana de la Crítica de Cannes en 2012, quien además es un guionista experimentado que ha colaborado con Pablo Trapero en varias ocasiones. La forma de mezclar diferentes locuras con motivos sexuales que oscilan entre la fantasía y el trauma (y una extraña danza lasciva tan inquietante como conmovedora) nos transporta a un universo alucinatorio, hecho de meandros mentales sin sentido, que empieza a desarrollarse una vez concluida la investigación sobre las mujeres decapitadas en serie, que es el hilo conductor de este laberinto atmosférico-psíquico.   

Toda esta originalidad se pone en valor gracias a la majestuosa fotografía de Julián Apezteguia y Manuel Rebella. Pero el golpe de efecto de la película reside en su humor a la hora de despedazar tantos cadáveres en mal estado desde la primera secuencia, donde una mujer a la que acaban de cortarle la carótida intenta atrapar su propia cabeza que cae hacia atrás. Este tono burlón se mantiene durante toda la película sin restarle terror, pero también sin dejarle a éste la última palabra.

En este sentido, notaremos que Julie Gayet (productora de la excelente Crudo [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Julia Ducournau
ficha de la película
]
, otro ejemplo que combina a la perfección el cine de autor con el gore) forma parte de la producción de la película, que ha reunido los esfuerzos de Argentina (La unión de los ríos), Chile (Cinestación) y Francia (Rouge InternationalUproduction). The Match Factory gestiona las ventas internacionales de Muere, monstruo, muere.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del francés por Carolina Benítez)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy