email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

CANNES 2018 Un Certain Regard

Crítica: The Gentle Indifference of the World

por 

- CANNES 2018: El cineasta kazajo Adilkhan Yerzhanov firma una película poético-realista sobre el amor y la ausencia de libertad, en coproducción con Francia

Crítica: The Gentle Indifference of the World
Dinara Baktybayev y Kuandyk Dussenbaev en The Gentle Indifference of the World

“He visto el mundo entero, las maravillas de la Tierra, pero nada se compara a ti, a tu vestido rojo y tu sombrilla amarilla”. El cineasta kazajo Adilkhan Yerzhanov (con su ritmo pausado en el arte del plano cinematográfico) nos transporta a un mundo donde los sentimientos más puros chocan con un entorno prosaico, materialista e infame en su película The Gentle Indifference of the World [+lee también:
tráiler
entrevista: Adilkhan Yerzhanov
ficha del filme
]
, presentada en la sección Un Certain Regard de la 71ª edición del Festival de Cannes. El director combina interiores minimalistas con paisajes vastos de llanuras doradas con montañas al fondo, tan característicos de su país, en una partitura muy particular, teatral, simbólica y atemporal, que resuena en un mundo realista donde unos se pelean a puñetazos por un puñado de verduras o se ven obligados a callar su conciencia, mientras otros abusan del desarrollo económico y de las mujeres desde la sombra de un despacho.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

La película (cuyo guión ha sido escrito por el guionista Roelof Jan Menneboo) narra la triste historia de la virtud pisoteada por el vicio, pero también de la fuerza eterna del amor. Por ello, empieza con unas gotas de sangre sobre una flor blanca. En la tranquilidad del campo, la bella Saltanat (Dinara Baktybayev), una diplomada en medicina, con conocimientos de inglés e informática, pero también apasionada de la pintura y la literatura, se enfrenta a un drama familiar: el suicidio de su padre, ahogado por las deudas. Para evitar la pérdida de la tierra y de la pequeña casa de su familia, su madre la obliga a viajar a la ciudad para encontrarse con su tío, quien planea ofrecerla en matrimonio a uno de sus compañeros de trabajo. La joven viaja acompañada de Kuandyk (Kuandyk Dussenbaev), su amigo de la infancia (que también está enamorado de ella). Primero, trabajará como limpiadora en un hospital para escapar de las garras de estos hombres de costumbres anticuadas. Por su parte, Kuandyk se rebela contra el control de un padrino local sobre el comercio de verduras. Pero poco después, nuestros dos protagonistas deberán comprometerse si no quieren que sus ideales más profundos sean destruidos…

The Gentle Indifference of the World, rodada con bellos planos fijos, es una obra estilizada pero también desfasada si la comparamos con la profusión de los largometrajes que se consumen en la actualidad. Un acercamiento que le aporta un delicado encanto (donde la influencia del cine es perceptible) y un ritmo narrativo bastante lánguido, a pesar de lo que acontece en su argumento. Pues si queremos citar a Albert Camus: esfuerzos, disparos y hasta las fuerzas especiales intervienen para obstaculizar el camino de nuestros dos enamorados. Una parábola envuelta en una ligera distancia conceptual, compuesta con mucho cuidado, que confirma (después de The Owners, proyectada en la Sesión especial de Cannes en 2014) la fuerte identidad artística de un autor anclado en las tradiciones del séptimo arte.

The Gentle Indifference of the World ha sido producida por la sociedad kazaja Shorts Brothers co y la francesa Arizona Productions, mientras que Beta Cinema gestiona las ventas internacionales.

(Traducción del francés por Carolina Benítez)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.