email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

KARLOVY VARY 2018 Competición

Crítica: Miriam miente

por 

- KARLOVY VARY 2018: Esta coproducción entre España y la República Dominicana aúna los talentos de sus prometedores directores, nacidos a ambos lados del Atlántico, Natalia Cabral y Oriol Estrada

Crítica: Miriam miente

Tras el éxito cosechado hace un año en el Festival de Karlovy Vary por el documental Muchos hijos, un mono y un castillo [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Gustavo Salmerón
ficha del filme
]
es, de nuevo, una alegría para la cinematografía española que un certamen de categoría A como éste haya seleccionado otra película nacional (en coproducción con la República Dominicana) para competir en su Sección Oficial. Se trata de Miriam miente [+lee también:
tráiler
entrevista: Oriol Estrada, Dulce Rodrí…
ficha del filme
]
, escrita, dirigida, montada y producida por Natalia Cabral (Santo Domingo, 1981) y el catalán Oriol Estrada (Capellades, 1983), dúo que ya había realizado un par de documentales previos: Tú y yo (2014) y El sitio de los sitios (2016), exhibidos y premiados en festivales como el Internacional de Documentales de Ámsterdam (IFDA), Málaga, Visions du Réel, Cartagena, Biarritz o La Habana, y ambientados, como este film que nos ocupa, en el Caribe.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Si allá por 1997, la norteamericana Elizabeth Schub retrató en su cortometraje Cuba 15 cómo se organiza y lo que implica la fiesta del 15º cumpleaños en la isla vecina, ahora son Cabral y Estrada quienes usan el mismo leitmotiv en Miriam miente para retratar un evento social y familiar de ese (desmesurado) calibre en República Dominicana: en su película, en el seno de su clase pudiente, una madre prepara ilusionada y casi obsesivamente la llegada de su hija a esa edad, cuando abandonará la infancia para abrazar, con mucho oropel, vestidos de adulta, maquillaje y peluquería, la juventud.

Pero la protagonista del título, una chica mulata, ha conocido a un muchacho a través de un chat de internet y anuncia a sus allegados que él será su pareja en la fiesta de su 15 cumpleaños. Todo el mundo se ilusiona, pensando que se trata de un chaval de clase alta, pero cuando Miriam queda con él y descubre que es de piel negra, no se atreve a hablarle y huye. Mas  la ocultación de ese dato racial continuará hasta lograr que se construya alrededor un tremendo círculo vicioso, de falsedades, del que la joven protagonista no sabrá salir.

Con semejante argumento, la pareja de cineastas ha construido un retrato cautivador de una cultura, a la vez que una crónica íntima de la adolescencia y una feroz crítica de una sociedad clasista, racista y presumida. Todo ello con un estilo cercano al documental, donde sobresale un elenco de actores –tanto jóvenes como adultos, algunos experimentados, otros no profesionales- de una naturalidad pasmosa. Con esta excelente carta de presentación, ojalá Cabral y Estrada empiecen en este festival checo una carrera tan larga y aplaudida como la que obtuvo Salmerón con su primer largometraje, en el mismo certamen, hace doce meses.

Miriam miente, uno de los proyectos seleccionados por Tribeca Film Institute en su programa TFI Latin America Fund 2018, es una producción de Faula Films (de los propios cineastas, formados en la Escuela de San Antonio de los Baños, Cuba) y Mallerich Films, que ha contado con el apoyo del programa Ibermedia. De sus ventas internacionales se ocupa la agencia madrileña Latido Films.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy