email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

LOCARNO 2018 Cineastas del presente

Crítica: Ceux qui travaillent

por 

- LOCARNO 2018: El joven director Antoine Russbach presenta su primer largometraje en el Festival de Locarno, en la sección Cineastas del presente

Crítica: Ceux qui travaillent
Olivier Gourmet y Adèle Bochatay en Ceux qui travaillent

Nacido en Suiza y formado en la IAD en Bruselas, Antoine Russbach presenta en el Festival de Locarno Ceux qui travaillent [+lee también:
tráiler
entrevista: Antoine Russbach
ficha del filme
]
, una película fuerte y poética que refleja, al igual que su trabajo de diploma Les Bons Garçons (2010), el mundo del trabajo hecho de reglas abusivas y de la búsqueda de un bienestar ideal.

Ceux qui travaillent es una película estéticamente pura y cruel, casi irreal, donde las imágenes de una Ginebra de postal se unen con destellos de espacios abiertos de trabajo ultra modernos y deshumanizados. Frank (majestuoso Olivier Gourmet), el anti héroe de esta historia, en muchos sentidos trágico pero también y sobre todo extremadamente realista, se camufla a la perfección en esta decoración de belleza impersonal. Su vida está consagrada únicamente al trabajo. Cada uno de sus gestos está escrupulosamente programado, marcado por una rutina que se convierte en una obsesión.  En su vida no hay lugar para la improvisación ni la imaginación, a sus ojos solo el materialismo y una adicción al trabajo masoquista merecen respeto.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Para Frank hay dos grupos opuestos e incompatibles, "los que trabajan" y los que no hacen nada más que aprovechar un bienestar que no se merecen. Sus hijos forman parte de esta categoría, jóvenes privilegiados a los que sólo les importa el último modelo de iPhone o asistir a la próxima súper fiesta. La ausencia del padre, siempre en el trabajo, se ve compensada por un bienestar material de fachada, una especie de antidepresivo capitalista que confunde la mente. 

Al principio sin darse cuenta, Frank inculca en la mente de sus hijos la idea del que todo en la vida es merecido; una filosofía opuesta a aquella que guía su vida. Pegado constantemente a su oído, el celular se convierte en el órgano artificial de un súper hombre listo para hacer cualquier cosa con tal de mantener el bienestar alcanzado. 

El día en el que él tiene que enfrentar una situación de crisis laboral, Frank toma una decisión irracional que impulsa a sus superiores a despedirlo. El mundo del trabajo en el que gravita nuestro anti héroe ha agotado por completo su humanidad transformándolo en su propio doble. En su opinión, cuentan sólo las ganancias de la compañía y la satisfacción del cliente, reyes indiscutibles de un mercado que admite cada bajeza. 

La no-comunicación es la reina indiscutida en un mundo donde "actuar" importa mucho más que "sentir". La cara de Frank, rígida y fría, refleja de manera excelente un vacío interno auto impuesto, una impasibilidad transformada en un recurso vital. Conmovido profundamente y traicionado por un sistema al que dio todo, Frank debe enfrentarse progresivamente a sus demonios para preservar el único afecto que ante sus ojos aún cuenta: su hija más joven, Mathilde.

Ceux qui travaillent es una película poderosa que nos hace reflexionar sobre lo absurdo de un mundo que sólo acepta el éxito, pero ¿a qué precio?

Ceux qui travaillent está producida por Box Productions y coproducida por Novak Prod, RTS Radio télévision suisse, Teleclub AG y el RTBF-Radio télévision belge francophone. Los derechos internacionales pertenecen a Be for Films.

(Traducción del italiano por Lorena Zuleta)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.